Adiós a la gasolina

Descubre el Mar  /   /  By Comunicacion

El calentamiento global nos empuja hacia un cambio de chip; con los combustibles fósiles bajo sospecha, el gas natural irrumpe con fuerza como alternativa sostenible de futuro para sectores como el transporte.

Los combustibles fósiles continúan suponiendo en la actualidad más del 80% del consumo total de energía a nivel mundial. Las emisiones a la atmósfera, unidas al crecimiento desmesurado de la población y su concentración en las grandes ciudades, abocan al planeta hacia un nuevo paradigma cimentado en un cambio radical de hábitos de consumo energético.

Ante la lenta proliferación de las estaciones de carga eléctrica, el gas natural vehicular (GNV) –tanto en estado comprimido para turismos y furgonetas (GNC) como licuado, más común en la flota pesada (GNL)- ha irrumpido en el último lustro como una alternativa eficaz y sostenible frente a los combustibles tradicionales.

En España las ventas se han duplicado en los últimos cinco años especialmente gracias a la buena aceptación del gas en sectores como el transporte y a la apuesta de las instituciones por fórmulas de movilidad más sostenibles.

Tanque de gas

Tanque de gas

El sector naval parece haber encontrado en el GNL su solución de futuro después de que instituciones internacionales como la International Maritime Organization (IMO) se haya marcado como principal objetivo eliminar las emisiones producidas por los combustibles pesados. Esta medida ha sido acogida positivamente por parte de las principales navieras del mundo, así como por las autoridades portuarias de nuestro país, debido también en parte a la situación estratégica de las costas cantábrica, atlántica y mediterránea, que convertirá a España en uno de los grandes hubs gasísticos del Atlántico Norte.

Baleària está haciendo una apuesta decidida por el uso del gas natural liquado (GNL) en su flota. Así, la naviera tiene el primer motor a gas en un ferry de pasaje en España. Este combustible más sostenible se utiliza en las maniobras de aproximación y salida del puerto y durante la estancia en los recintos portuarios. El motor auxiliar a gas generará un ahorro del 56% de las emisiones de CO2 y de un 15% de combustible. Por otro lado, Baleària está proyectando nuevas construcciones a gas para incorporar en la flota.

El gas natural licuado (GNL) es el factor clave del ambicioso plan del Port de Barcelona para afianzarse como green port. El programa incluye la promoción del GNL como combustible alternativo en diferentes segmentos de movilidad. El enclave catalán cuenta con una de las primeras plantas de regasificación de Europa –Enagás–, donde se prevé instalar un brazo criogénico y flexible para facilitar el suministro a buques.

Aitor Labrador | Periodista

Artículos relacionados

Cada pasajero que se embarca en uno de los buques de Baleària tiene una historia que contar. Esta...

Todos los años por estas fechas nos juntamos un grupo de amigos buscando el sitio perfecto para...

Aprender a observar el mar Mediterráneo, conocer a través de la experiencia personal las diferentes...

Un comentario
 
  1. Pingback: GASNAM Adiós a la gasolina | GASNAM

Deja tu comentario