Baleària y Gondán: primera colaboración y primer premio

Embárcate  /   /  By Comunicacion

Después de pasar todo el verano conectando Eivissa y Formentera, los cuatro eco fast ferries iniciarán la estación otoñal con un premio de ingeniería. Y es que en octubre se entrega el galardón Construcción Naval Destacada, 2017, que organizan, desde hace diez años, el Colegio y la Asociación de Ingenieros Navales y Oceánicos de España.

A través de un sufragio abierto al público en el portal de la asociación, el Eco Aqua, construido en los astilleros Gondán, llegó a la primera posición de esta convocatoria, en la que votaron tanto ingenieros, otros profesionales del sector y personal relacionado con el mundo marítimo, conocedores de los buques que se construyen cada temporada en los astilleros españoles.

La serie Eco ganó por 1.650 votos a un barco que, sin duda, tenía muchos puntos para llevarse el premio: el Bima Suci, un buque escuela para la armada de Indonesia. Se trata de un bergantín de tres mástiles y 111 metros de eslora, que es capaz de alojar a una tripulación de 200 oficiales y alumnos y cuyo diseño interior fue confiado a un proveedor habitual de Baleària, también de la serie ‘Eco’: el estudio vasco Oliver Design. La construcción fue desarrollada por los astilleros Freire, en Bouzas, el barrio vigués que también vio nacer a ferries como el Passió per Formentera, Martín i Soler o el SF Alhucemas, hoy conocido como Bahama Mama.

El tercer puesto fue para otra construcción de los astilleros asturianos de Gondán: el remolcador Dux, de 40 metros de eslora, algo más largo que los catamaranes de la serie Eco, que tiene como gran novedad ser el primero de propulsión dual (dando preferencia a los motores alimentados por gas natural licuado y teniendo también opción de diésel si es necesario) construido en el continente y que ya está trabajando en Noruega con el armador Østensjø Rederi A/S.

Competir contra un fantástico bergantín y un remolcador no es lo habitual, y se han considerado muchos parámetros, sobre todo los relativos a innovación, sostenibilidad, nuevos materiales o tecnología, y ahí, Gondán y Baleària, en su primer trabajo juntos, han ganado la partida.

construcción naval destacada

Boceto de la serie Eco de Oliver Design.

 

¿Quién es Gondán?

En la ría de Ribadeo o del Eo, Asturias y Galicia se miran frente a frente. Al oeste las poblaciones gallegas de Villaframil y Ribadeo; al este, Castropol y Figueras, en Asturias. En estas dos últimas es donde la familia Platero Díaz construye barcos desde finales del XIX. Inicialmente esa actividad se hacía sobre la misma arena de la playa de Figueras y ya desde 1925 esa construcción se hace bajo la marca actual y en grandes instalaciones fijas. La producción inicial se basaba en pesqueros de madera, un material con el que se trabajó hasta 1969, cuando se empezaron a construir los primeros buques en acero, para 10 años después, por su calidad, empezar las importaciones a terceros países y especializarse en otros sectores más allá del pesquero.

En todos estos años desde el nacimiento de Gondán como sociedad constructora, se han botado más de 300 barcos que navegan por todo el mundo: desde el lujoso crucero a vela Sea Cloud II a patrulleras de la Guardia Civil como la Río Segura o Río Águeda. También se han construido buques militares, como el Tana, de desembarco anfibio; buques-laboratorio de investigación oceánica como Fridtjof Nansen; un buen número de pesqueros-arrastreros de altura o los grandes barcos de apoyo a plataformas marinas como el Edda Passat, que navega para algo tan singular como la instalación y mantenimiento de turbinas eólicas en mares del norte y el alojamiento de quienes trabajan en estos proyectos, o buques tan poco conocidos como el Martin Saele, que transporta peces vivos entre diferentes piscifactorías noriegas en sus tanques de más de 1.000m3.

Con esas credenciales, Baleària fue sobre seguro para llevar adelante un proyecto de cuatro catamaranes que naveguen bien, confortablemente y rápido entre los puertos de La Savina y Eivissa. Estos catamaranes fueron construidos en la llamada división de fibra, una especialidad que empezó en 2009 en un astillero más moderno y funcional en el que se desarrollan los barcos sin casco metálico. De ahí han ido saliendo a lo largo de 2017 y los primeros meses de 2018 los cuatro gemelos. Estos comparten un mismo nombre: Eco, y cuatro apellidos diferentes: Aqua, Lux, Terra y Aire.

 

construcción naval destacada

Botadura del Eco Lux en los astilleros Gondán.

 

Los cuatro tocaron por primera vez el agua en la ría y salieron a realizar pruebas técnicas en mar abierto en el Cantábrico, tras pasar bajo el puente de Los Santos, que desde 1987 acerca Galicia y Asturias por la línea de la costa. Una vez aceptados por el armador, cada catamarán emprendió viaje rumbo a las Pitiusas navegando alrededor de la península ibérica hasta llegar a sus puertos base de Eivissa y Formentera donde junto a otros buques de la compañía realizan hasta 30 enlaces diarios en temporada alta uniendo las dos islas.

Gondán y Baleària,  Asturias y Balears… ahora tienen una historia en común por partida cuádruple.

 

Javier Ortega Figueiral | @Sr_Jof

Artículos relacionados

Baleària ha incorporado utensilios de un solo uso fabricados con celulosa y materiales...

Las exigencias medioambientales para hacer frente al cambio climático de manera global son cada vez...

Baleària apuesta por aplicar silicona-fluorpolimero en los cascos de sus buques para asegurar el...

Deja tu comentario