Cocinar en alta mar, la gastronomía a bordo de un buque

Embárcate  /   /  By Comunicacion

La cocina en sí ya es un arte, pero si esta se lleva a cabo en alta mar, es toda una experiencia para los sentidos. Restaurantes dignos de cinco tenedores, o mejor dicho, de cinco anclas. Platos con influencias de todo el mundo que hacen de la experiencia a bordo un lujo para el paladar.

La búsqueda continua de la excelencia en el servicio ha hecho que Baleària aporte cada vez más variedad gastronómica a bordo. Con el objetivo de ofrecer al cliente un servicio más personalizado, siete de los buques de su flota incorporan a día de hoy restaurantes “a la carta”. Estos son el Martín i Soler, Abel Matutes, Bahama Mama, Nápoles, Sicília, Dénia Ciutat Creativa y Regina Baltica.

Detrás de los fogones del Bahama Mama, encontramos a su jefe de Cocina, Diego Pedro Giménez (Alginet, València, 1972), que lleva 10 años como parte del equipo de gastronomía a bordo de la naviera. Giménez heredó el gusto por la cocina a través de las recetas de sus abuelas y de su madre, de las que cuenta, “tenían un don especial para guisar”.

cocinar en alta mar, gastronomía a bordo

Diego Pedro Giménez, jefe de Cocina del Bahama Mama.

La despensa en alta mar se llena semanalmente con productos de temporada que serán protagonistas de los diferentes servicios que ofrece el restaurante. Los quehaceres en Cocina se repiten diariamente. Estas tareas son coordinadas por Diego, que distribuye a su equipo en la elaboración de los platos calientes del self-service y del restaurante “a la carta”. Una vez abierto el servicio, toca comprobar que todo está en orden. “La limpieza del local y la temperatura adecuada a la hora de servir no puede fallar”, añade Giménez. Este proceso se repite igual para el servicio de noche.En cocina es importante satisfacer los gustos de todos los comensales, y en alta mar incluye tanto el pasaje, como a la tripulación. “Es una responsabilidad, pero a la vez es muy gratificante cuando se reciben buenas críticas”, comenta Diego.

Dentro de la variedad gastronómica de los buques encontramos platos que  a responden a una gama de menús saludables, veganos y vegetarianos, sin lactosa, apto para celíacos, así como típicos de las zonas donde opera el buque.  Todo esto es posible gracias a la evolución y globalización de la cocina, según cuenta Giménez , que añade que este aspecto “facilita la labor a la hora de elaborar las propuestas culinarias de cada temporada”.

Pero no sólo es importante la variedad, que es donde dicen, está el gusto. Una cocina elaborada al momento,y aprovechando los ingredientes al máximo, son indispensables para que el pasajero pueda disfrutar de un buen plato a bordo que le haga sentir como en casa.

gastronomía a bordo

Una carta variada para satisfacer todos los gustos culinarios.

Nos encontramos ante un momento favorecedor para la cocina, que protagoniza en la actualidad programas de televisión, cuyos participantes son auténticos influencers del panorama social. Esto ha hecho que los comensales sean más exigentes, pues se les enseña los entresijos de esta profesión.

A la cocina, como a muchas otras cosas de la vida, hay que ponerle cariño. “Un menú cocinado con mimo y bien presentado es fundamental, más si contamos con la gran y variada gastronomía regional, la joya de nuestro país”, comenta Giménez. “Aunque yo estoy abierto a experimentar con la fusión internacional”, añade.

gastronomía a bordo

En las rutas del norte de África los buques ofrecen platos típicos de la zona.

Artículos relacionados

Después de pasar todo el verano conectando Eivissa y Formentera, los cuatro eco fast ferries...

Baleària apuesta por aplicar silicona-fluorpolimero en los cascos de sus buques para asegurar el...

Cada verano, miles de marroquíes y argelinos que residen en el continente europeo se disponen a...

Deja tu comentario