Cova Tallada en Dénia, una catedral en el mar

Elige destino  /   /  By Comunicacion

Una asombrosa combinación entre la acción de la naturaleza y la del hombre ha dado como resultado la Cova Tallada, una gruta de gran belleza situada a orillas del Mediterráneo bajo los acantilados del Montgó y a la que se puede llegar tanto por tierra como por mar.

Pocos privilegios existen en el litoral mediterráneo como el de contemplar un atardecer desde la Cova Tallada, una gruta a ras de mar enclavada en plena reserva marítima del cabo de Sant Antoni, en el litoral del Montgó, y que marca el límite geográfico entre Dénia y Xàbia. Aunque la cueva se formó por causas naturales, fue ampliada por el hombre, que –al menos desde época medieval– la excavó para obtener piedra tosca  para la construcción de edificios que era tallada en bloques y transportada en barcazas hasta los puertos de ambas ciudades.

El resultado, una auténtica catedral de agua y piedra que mereció incluso la visita de un rey –Felipe III practicó allí la pesca cuando estuvo en Dénia de viaje de bodas– y cuyas caprichosas formas rocosas se asemejan efectivamente a los arcos, columnas y contrafuertes de un templo gótico.

Pasadizos de rocas permiten alcanzar a pie las estancias más remotas de la gruta, que también dispone de depósitos o marmitas con el agua dulce que el Montgó ha ido filtrando desde tiempos inmemoriales.

Por tierra, a la cueva se puede acceder desde dos sendas procedentes de Xàbia y Dénia. Esta última es la más sencilla para el caminante y permite contemplar antes la Torre del Gerro, alzada en la cima de la montaña en tiempos de Carlos I con el fin de vigilar el merodeo de piratas berberiscos por estas costas.

También es posible alcanzar la cueva desde el mar, en kayaks o motos de agua. Sus aguas cristalinas son idóneas para la práctica del buceo o del snorkel y cobijan con mimo un impresionante ecosistema marino de flora y fauna.

La gruta está formada por diferentes salas y galerías, la más grande de las cuales tiene unos 75 metros de ancho y 10 de altura. Dispone de cinco bocas o entradas por las que el mar penetra en la cavidad hasta conformar lagunas de agua salada que van cambiando de tonalidad según el reflejo de la luz.

Arturo Ruiz | Periodista 

Artículos relacionados

Decimos detox pero podríamos decir natural. Porque Menorca nunca ha dejado de serlo, no ha...

Poder disfrutar de los fondos marinos de Es Caló de Sant Agustí, siempre radiantes y cargados de...

Aguas turquesas, arenas blancas, servicios y fácil acceso. No necesitamos más para disfrutar de una...

Deja tu comentario