Eivissa, Patrimoni Mundial

Elige destino  /   /  By Comunicacion

Eivissa está de celebración:  conmemora el 20 aniversario de su declaración como Patrimonio Mundial por la UNESCO.  Era el año 1999 cuando las Pitiusas pasaron a formar parte del exclusivo club mundial del que España es uno de los miembros con mayor cantidad de bienes.

La UNESCO declaró Patrimonio Mundial la acrópolis de Dalt Vila (el casco antiguo de la ciudad de Eivissa), las praderas de posidonia oceánica (cuna de la rica biodiversidad marina de las Pitiüses), el yacimiento fenicio de Sa Caleta y la necrópolis púnica de Puig des Molins (ambos vestigios de los primeros asentamientos de las islas).

La cultura milenaria y la rica biodiversidad de Eivissa han encontrado en la declaración de Patrimonio Mundial un vehículo de promoción ideal que ahora, en su efeméride, quiere abrir sus fronteras mediante la Fira Biodiversitat i Cultura d’Eivissa, organizada por el Ajuntament d’Eivissa, con el apoyo de la Fundació Baleària y el Consell Insular d’Eivissa, en su compromiso con el desarrollo social y cultural de los territorios en los que la naviera opera.

Bailes tradicionales, artesanía, gastronomía, moda… componen el amplio abanico de opciones que durante el 17 y 18 de noviembre inundarán la estación marítima de Dénia, escenario elegido para mostrar en la Comunitat Valenciana la esencia de la ciudad balear.

Eivissa cuenta con una amplia riqueza natural

Artesanía

Eivissa es un gran escaparate de tendencias, que combina tradición y modernidad, identidad y vanguardia. En la ciudad existe gran variedad de locales comerciales y mercados de artesanía al aire libre, en una ciudad alegre y creativa, con tanta variedad y diversidad de propuestas, como estilos de personas.

Eivissa invita a pasear por todos sus barrios para descubrir el encanto de sus comercios y de su gente, y llevarse un pedazo de la isla en forma de artesanía.

Las asociaciones artesanas y culturales Es Retorn, Eines i Feines o Portmany serán las encargadas de hacer disfrutar a los asistentes a la feria de los productos más típicamente ibicencos: platos, figuras de inspiración púnica, jarrones, piezas de cerámica, productos hechos con esparto…

 

Bailes tradicionales

El ball pagès conforma un conjunto de danzas tradicionales de Eivissa y Formentera, que engloba parte del folklore y la cultura isleña. No se conoce el origen de estas danzas, a pesar de que se asocia a antiguos ritos paganos. Actualmente, estos bailes tradicionales se encuentran en proceso de recuperación gracias a los esfuerzos de diferentes colles de ball pagès. Precisamente la colla de Sa Bodega será la encargada de llevar a Dénia la música y el baile que refleja la identidad de la ciudad balear.

Indumentaria tradicional del ball pagès

Moda Adlib

También la moda ibicenca está arraigada a la tradición de la isla balear. Así, los sombreros de paja, los mantones o las zapatillas de esparto que componen la vestimenta tradicional de la isla, son su fuente de inspiración.

La I Semana de la Moda de Ibiza nació en 1971, coincidiendo con la efervescencia del movimiento hippie. El estilo autóctono de las Pitiüsas conquistó a los recién llegados, que quisieron poner en valor la delicadeza de los materiales más artesanos. La multiculturalidad de la isla se materializó en su fusión con la moda autóctona y tradicional, dando lugar a la moda Adlib.

En la actualidad, la frescura y originalidad de las prendas ibicencas sigue intacta. En la feria de este fin de semana en Dénia, el sábado por la noche los espectadores tendrán la oportunidad de disfrutar de una muestra de las prendas creadas por 16 diseñadores ibicencos.

Sofrit pagès

Oferta gastronómica

Una de las mayores sorpresas que depara Eivissa para aquellos que no la conocen es su gastronomía y la amplia cantidad de productos e ingredientes que genera esta tierra. A la ciudad, además, ha llegado siempre la mejor materia prima que se cultiva, cría o capturaba en todo el territorio insular.

Antiguamente, los campesinos de Eivissa eran prácticamente autosuficientes y cultivaban todo tipo de verduras, hortalizas, legumbres y frutas, para disponer de alimentos frescos a lo largo de todo el año. Además, la tierra permitía recolectar productos como espárragos frescos, níscalos y todo tipo de hierbas. Sin olvidar el mar, que ha provisto de numerosas exquisiteces a la gastronomía ibicenca: meros, cabrachos, langostas, gambas, cangrejos, calamares, pulpos…

Toda esta materia prima, que sigue produciéndose en abundancia en la isla, ha generado una herencia gastronómica excepcional, que puede disfrutarse en multitud de restaurantes y tabernas de la ciudad, algunos de los cuáles trasladarán sus cocinas a la estación marítima de Dénia para hacer disfrutar a los visitantes con los mejores sabores de Eivissa.  Restaurantes como Formentera, Ca n’Alfredo o La Gaia cocinarán arròs de gerret o sofrit pagès, en un espectáculo apto para los paladares más exquisitos.

Artículos relacionados

Hay escenarios de la provincia de Cádiz, concretamente del Campo de Gibraltar, que no...

Por su luminosidad y belleza, los colores del cielo y su rico patrimonio cultural, Ceuta es una...

Los que nacieron en ella y los que pasaban por allí han hecho de Barcelona una ciudad literaria y...

Deja tu comentario