Baleària y los barcos ‘Made in Italy’

Embárcate  /   /  By Comunicacion

La ausencia de tráfico rodado. Esta es, junto a la arquitectura, los canales o los puentes, una de las características que más impacta a quien llega por primera vez a Venecia. También resulta impresionante ver la circulación acuática que recorre el Gran Canal: lanchas, vaporetti (que correspondería al servicio que realizan los autobuses municipales), taxis y evidentemente góndolas por todas partes. En otro canal más amplio, el de La Giudecca, el tráfico de embarcaciones es aún mayor: allí navegan buques de cruceros marítimos y fluviales, grandes yates, veleros, remolcadores y los ferries de diferentes esloras que unen Venecia con diferentes puertos de Croacia y Grecia.

 

flota baleària visenitini

Atardecer en Venecia. Durante todo el día, el tráfico acuático es intenso y muy variado, sobre todo el  Gran canal y el de La Giudecca (JOF).

 

Otros transbordadores realizan una misión similar a los anteriores; son unos trayectos más humildes en recorrido, aunque su servicio resulta fundamental para el día a día veneciano, pues unen el área del Tronchetto, una isla artificial ganada a la laguna, con la zona del Lido, donde sí pueden circular, aunque con limitaciones, coches, autobuses y camiones y su único medio de llegada son estos traghetti  que incansablemente unen el Lido con el resto de Italia y Europa. Dos de estos barcos de doble proa son el Metamauco y el San Nicolò, de 58 metros de eslora y que se cruzan continuamente a lo largo del día en diferentes puntos de su recorrido. ACTV, Azienda del Consorzio Trasporti Veneziano la empresa municipal de transportes de Venecia es su armadora desde hace 20 años y confió en una empresa de la región, Cantiere Navale Visentini, para su construcción.

flota baleària visenitini

Barcos en el canal de la Giudecca. El más grande es uno de los traghetti diseñado por Visentini para la ACTV veneciana.

 

Aquí es donde Baleària entra en la ecuación: el astillero donde se construyeron esos fiables barcos forma ya parte de la historia de la naviera y está escribiendo algunas páginas de su futuro. En las instalaciones de Porto Viro, a 45 kilómetros al sur de Venecia, Visentini está trabajando en dos barcos nuevos: el Hypatia de Alejandria, que se puso a flote el pasado mes de marzo, y el Marie Curie, aún en fase de montaje en dique seco. Son dos smart ships gemelos, propulsados por gas, con 186,5 metros de eslora, capaces de desarrollar una velocidad máxima de 24 nudos y capacidad para 810 personas, 2.180 metros lineales de carga y 150 vehículos.

 

flota baleària visenitini

En marzo de 2018 el nuevo smart ship Hypatia de Alejandria flotó por primera vez junto a las instalaciones de los astilleros Visentini en Porto Viro. 

 

El Hypatia de Alejandría entrará en servicio en febrero de 2019 y el Marie Curie a lo largo del año, incrementando el número de ferries ‘made in Italy’ que navegan con los colores de Baleària. En la flota actual, dos de los buques italianos son gemelos: el Sicilia y el Nápoles, que se van a remotorizar para ser alimentados por gas natural licuado. Ambos están construidos también en Visentini y han pasado a ser propiedad de la compañía tras varias temporadas fletados.

Lo mismo ha sucedido con otro buque construido en Porto Viro, el Visemar One: prácticamente desde su botadura ha operado para Baleària y desde hace unas semanas es propiedad de la compañía. Los más observadores verán ciertos rasgos y coincidencias en el diseño que denotan que son buques nacidos en Visentini, empresa fundada a mediados de los sesenta y que a día de hoy ha construido cerca de 250 buques, sobre todo ferries y transbordadores.

En la flota actual de Baleària hay dos barcos italianos más: uno es el Posidonia, dedicado a cubrir la ruta Eivissa-Formentera. Tiene 69 metros, puede llevar hasta 728 pasajeros y su bodega tiene capacidad para 40 vehículos. El buque fue construido en los históricos astilleros toscanos de Luigi Orlando, en Livorno, y pertenece a una serie de ocho buques gemelos. Siete de ellos siguen navegando en travesías cortas entre puertos italianos.

flota baleària visenitini

El Posidonia, destinado a unir Eivissa y Formentera, forma parte de una serie de siete buques idénticos que navegan en líneas interiores italianas (JOF).

 

El otro italiano es el Ramon Llull, un monocasco de alta velocidad que puede navegar a 32 nudos, casi 60 kilómetros por hora, transportando 477 pasajeros y 90 vehículos. Que su eslora sea de 83 metros no es algo casual: en 2003 la compañía quiso ofrecer el servicio directo Barcelona- Ciutadella, que por entonces disponía únicamente de su puerto natural: una instalación limitada para realizar operaciones comerciales. Así, los buenos sastres Rodriquez Cantieri Navali hicieron un barco a medida para que Baleària pudiese operar en ese puerto.

En la flota histórica de la compañía hubo también otros buques construidos en Italia. Uno de los más recordados y apreciados es el Federico García Lorca, gemelo del Ramon Llull, pero de mayores dimensiones, y que operó con Baleària entre 2001 y 2013, sobre todo entre Denia, Eivissa y Palma. Otro buque muy similar fue el Al-Sabini, construido por el mismo astillero, aunque su paso por la compañía se limitó al periodo 2003-2007

flota baleària visenitini

El Federico García Lorca en el puerto de Vila, Eivissa, durante la celebración del Día de las Alas de Red Bull en sus aguas y muelles (JOF).

 

Dos buques más de Visentini cubrieron varias líneas de Baleares: el Borja y Borja Dos. El primero fletado entre 2007-2010 y el segundo durante un año menos.  Un año después volvió a navegar para Baleària dos años más, aunque esta vez con otro nombre: T Rex Uno.

En el pasado y en el presente, la empresa ha apostado por el producto ‘made in Italy’ complementando a buques de otros orígenes. En el futuro, los dos nuevos smart ships bautizados con nombres de mujeres ilustres, seguirán mostrando la apuesta de Baleària por la calidad de los astilleros Visentini.

 

Javier Ortega Figueiral | @sr_JOF

 

flota baleària visenitini

El logo de Baleària en la chimenea del ferry Sicilia, construido en los astilleros Visentini. Uno de los buques ‘made in Italy’ de la compañía (JOF).

 

 

 

 

 

 

Artículos relacionados

La Fundació Baleària, en colaboración con la ONG Visió Sense Fronteres, revisa la vista de más de...

Baleària ha incorporado utensilios de un solo uso fabricados con celulosa y materiales...

Las exigencias medioambientales para hacer frente al cambio climático de manera global son cada vez...

Deja tu comentario