Mallorca con niños

Elige destino  /   /  By Comunicacion

El “me aburro” no será un problema a la hora de pasar una jornada en Mallorca con los más pequeños. Los municipios de la isla esconden decenas de actividades que harán las delicias de los pequeños.

La primera parada obligatoria es, sin duda, el majestuoso Castell de Bellver, que corona la bahía de Palma. Recorrer los muros de este recinto gótico (uno de los pocos de Europa con planta circular) es viajar en el tiempo hasta el  siglo XIV, cuando se construyó como lujosa morada para los reyes de la época, como Jaume II o Jaume III de Mallorca. Si los pequeños disfrutan de la historia, tampoco pueden dejar de visitar la ciudad amurallada de Alcúdia, un núcleo ahora turístico que en el medievo estuvo protegido por muros que, hoy en día, todavía se conservan en perfecto estado.

Si lo que quieren vuestros hijos es disfrutar de la naturaleza en estado puro no podéis dejar de recorrer cada uno de los recovecos que ofrece la Serra de Tramuntana, la cordillera que cruza el norte de Mallorca de este a oeste. Una manera divertida de conocerla es con el Tren de Sóller, un rústico ferrocarril de madera que une Palma con el centro de Sóller.

La naturaleza también muestra todo su esplendor en los jardines de la finca pública de Raixa o en el Parque Natural de S’Albufera, que visitan 120.000 personas cada año para disfrutar de la flora y la fauna más auténticas de Mallorca.

Sin duda buena parte del encanto de la isla está en sus playas. Y también éstas están adaptadas a los menores, especialmente las más conocidas, que incluyen servicios para niños, como parques o socorristas. Un buen ejemplo son las de Formentor, Muro o Es Trenc. Sin embargo, si queréis algo más íntimo está la conocida como Platja des Bebés, entre Ciutat Jardí y El Molinar (Palma). Se trata de una pequeña cala recogida, donde el agua no cubre, ideal para los pequeños que dan sus primeros pasos.

Costa de Alcúdia

Costa de Alcúdia

Existen diversos recintos, creados para los más pequeños, donde se diluye la barrera entre el aprender y el disfrutar. Uno de ellos es el Aquarium de Palma, con una larga lista de actividades infantiles que incluyen pasar una noche durmiendo con tiburones. Tampoco dejéis de visitar el Planetarium de la isla, situado en el municipio de Costitx.

Circ Bover

Circ Bover

Si el mundo marino o la astronomía no despiertan el interés de tu hijo, seguro que el Circ Bover sí que lo hace. Se trata de un circo contemporáneo con espectáculos que incluyen el teatro y la danza, pero no el maltrato a animales. Encontraréis su carpa en Sineu, en el corazón de la isla.

Olivia Navarro | Periodista

 

 

 

 

Artículos relacionados

Eivissa fue musulmana durante cinco siglos, hasta que las fuerzas catalanas la reconquistaron en...

Adentrarse en el Mercado de Atarazanas es una aventura. Sea cual sea la hora el ajetreo es...

Vocación de cantante, aunque también ha desarrollado otras facetas artísticas como locutora de...

Deja tu comentario