Melilla, el diamante de las cuatro caras

Elige destino  /   /  By Comunicacion

Las cuatro culturas que conviven en la ciudad, junto a su estratégica ubicación a orillas del Mediterráneo, hacen mágico este pequeño enclave ubicado al norte de África. Recorrer esta entrañable ciudad permite al visitante ver de cerca las tradiciones de cada cultura y disfrutar de impresionantes calas y playas.

Conocer Melilla es descubrir un diamante en bruto: la convivencia de las comunidades cristiana, musulmana, hebrea e hindú. Durante dos días se podrán saborear las tradiciones y las culturas de la ciudad, así como su historia. Y es que por Melilla han pasado numerosas poblaciones y más que una ciudad de tránsito, era el rincón más preciado.

Autor: José Lourido

Autor: José Lourido

Día 1

10:00h Ruta de los templos. Una de las mejores formas de descubrir las cuatro comunidades de la ciudad es ir al corazón de cada una: sus edificios de culto. Para ello el Ayuntamiento organiza una ruta por la iglesia del Sagrado Corazón, la sinagoga Or Zaruah, la mezquita central y el templo hindú Mandir.

12:00h Las Cuevas del Conventico. No puede faltar una visita por estas cuevas, un espacio subterráneo protagonizado por impresionantes bóvedas que dan lugar a unas pequeñas calas con preciosas vistas que permiten llegar hasta la Cala de Trápana, un espacio paradisíaco.

14:00h Callejones con encanto. En un reducido callejón con detalles árabes, pero que da al edificio donde se ubica la sinagoga Or Zaruah, se encuentra el restaurante Casa Sadia. Este cálido bar permitirá probar uno de los platos típicos de la comida árabe en la ciudad: el pincho moruno. En este establecimiento lo preparan con especias árabes en una barbacoa que podrás ver mientras disfrutas de una bebida y una tapa al gusto. Y es que Melilla no deja de estar impregnada de costumbres y tradiciones andaluzas como el tapeo.

Autor: José Lourido

Autor: José Lourido

17:00h El Triángulo de Oro. Uno de los tesoros melillenses es el Triángulo de Oro, que engloba una zona desde la avenida Juan Carlos I hasta la calle General Marina (junto al parque Hernández) y acoge las mejores casas modernistas de la ciudad. Estos edificios están declarados como patrimonio histórico, ya que Melilla es la segunda ciudad española que conserva mayor número de estructuras modernistas, como la iglesia del Sagrado Corazón, La Reconquista o la Casa de los Cristales. Todos ellos impregnados con elementos art decó, como el Palacio de la Asamblea.

Día 2

10:00h Descubre la historia de Melilla. A través de las diferentes piezas que se muestran en el Museo de Historia, Arqueología y Etnografía situado en Melilla La Vieja se podrán visualizar algunas etapas de la historia dela ciudad. Esto incluye poder conocer los detalles de las culturas sefardí y amazigh a través de diversas colecciones presentes en este museo. Igualmente el museo también recoge documentación y reconstrucciones que permitirán conocer esta localidad desde la prehistoria hasta la Edad Contemporánea.

Autor: José Lourido

Autor: José Lourido

12:00h Fuerte de Victoria Grande. Este recinto fortificado, levantado en el siglo XVIII y que ha sido recientemente rehabilitado, permite adentrar a sus visitantes en diferentes épocas de la historia acompañados de una iluminación que ha recibido varios premios internacionales. Esta visita se suma a un original paseo bajo tierra, ya que junto a este fuerte se encuentran otros dos –Victoria Chica y Rosario– bajo los cuales se hallan numerosas galerías de minas que permitían defender a Melilla ante los posibles asedios.

Autor: José Lourido

Autor: José Lourido

14:00h Ciudad de sol y playa. La ubicación y el tamaño de la ciudad permiten disfrutar de todo tipo de playas y sin mucha distancia entre ellas. En el norte, Melilla cuenta con un elenco de calas de carácter más rocoso con vistas a emblemáticos litorales, y al sur con un gran Paseo Marítimo, donde disfrutar de diversas playas de arena y una variedad de restaurantes especializados a pie de mar, donde deleitarse con el mejor pescado.

18:00h Vida castrense. Melilla es una de las ciudades españolas que mayor presencia de la vida castrense mantiene. Desde edificios como el Casino Militar o la Iglesia Castrense al Museo Militar, que cuenta parte de la vida de los melillenses a través de diversas colecciones. Como máxima representación, la Legión es uno de los cuerpos con mayor arraigo histórico en la ciudad, dado que fue fundado en Melilla para combatir en la guerra de Marruecos.

Nerea de Tena | Periodista 

Artículos relacionados

Eivissa fue musulmana durante cinco siglos, hasta que las fuerzas catalanas la reconquistaron en...

Adentrarse en el Mercado de Atarazanas es una aventura. Sea cual sea la hora el ajetreo es...

Vocación de cantante, aunque también ha desarrollado otras facetas artísticas como locutora de...

Deja tu comentario