Menorca a lomos de un caballo

Brújula  /   /  By Comunicacion

La tradición ecuestre menorquina se remonta a tiempos inmemorables. La mayoría de lugareños no son capaces de datar con exactitud el origen de su presencia en la isla, si bien se conocen referencias desde el siglo XIV.

Presentes como símbolo indiscutible de su cultura, en Menorca los caballos no sólo forman parte del paisaje sino que dan vida a las fiestas patronales de todos sus pueblos, aseguran la continuidad de los espectáculos de doma y de las carreras de trotones en los hipódromos, y permiten a su vez el disfrute de la isla a través de diferentes rutas que recorren todo el territorio.

En tu visita a la isla seguro que en un momento u otro entras en contacto con la raza autóctona menorquina, reconocida desde 1989 y protagonista asimismo de los característicos “jaleos”. El caballo de esta raza es negro, fuerte, vigoroso y noble.

Pero si de verdad quieres vivir tu propia experiencia, súbete a lomos de un caballo para adentrarte en las llanuras de la isla y aparecer, al poco, al borde de un acantilado. La sensación de libertad aún yendo acompañado por un guía es indescriptible. También la capacidad de asombro, ya que a caballo podrás descubrir y redescubrir parajes de Menorca de maravillosos contrastes a partir de itinerarios como el célebre “Camí de cavalls” (GR-223).

Hay rutas tanto para iniciados como para jinetes expertos, así que no desaproveches la oportunidad de pasear por Menorca a caballo en tu visita a la isla sea en invierno o en verano.

Fundació Foment del Turisme de Menorca

Artículos relacionados

Con más de 320 días de sol al año, Almería y la costa de Cabo de Gata se convierten en un perfecto...

Tocar el barro, moldear la arcilla, vivir la cerámica con nuestras propias manos fabricando un...

La costa más abrupta de Eivissa circunda el Área Natural de Es Amunts, que a su vez ocupa el tercio...

Deja tu comentario