Rumbo al paraíso

Embárcate  /   /  By Comunicacion

Formentera es la isla soñada por todos. Los que la conocen sueñan con volver y volver otra vez;  los que nunca han estado desean sumergirse en sus tranquilas aguas, y hasta los más escépticos ni se imaginan lo que este destino les llegaría a sorprender. Esta diminuta isla de 83km2 es una auténtica rompecorazones de los apasionados del mar. Y está mucho más cerca de lo que creemos. ¡Tan cerca como embarcar desde Dénia y tocar su blanca arena en menos de tres horas!

La bici, toalla, gafas de buceo, parasol, un buen libro, ah y la tarjeta de embarque. Todo lo que necesitamos está ya listo para subir a bordo del  fast ferry Ramon Llull rumbo al paraíso. Son las 9h de la mañana y el buque zarpa de la estación marítima de Dénia (Baleària Port) dejando tras de si estelas de emoción.

Hace un día soleado que nos invita a disfrutarlo en la terraza del buque. La suave brisa y el movimiento rítmico del mar acompañan nuestro desayuno con vistas al Mediterráneo. El Montgó se despide poco a poco de nosotros mientras el barco se abre camino hacia el horizonte.

Buscamos asiento donde poder seguir disfrutando del paisaje marítimo y leer un poco mientras nos dejamos vencer por el sueño. El vaivén de las olas hace el resto. Tras una reconfortante cabezadita, aprovechamos los últimos minutos del viaje para tomar un refresco en la cafetería. Desde la ventana ya se divisa la costa.

El puerto de la Savina nos recibe a media mañana y, sin darnos cuenta, ya estamos desembarcando, subidos a la bici, en el paraíso. Nos espera un día entero de mar, risas, sol, paella, compras y muchas fotos. ¿Qué más se puede pedir?

Artículos relacionados

Baleària apuesta por aplicar silicona-fluorpolimero en los cascos de sus buques para asegurar el...

Cada verano, miles de marroquíes y argelinos que residen en el continente europeo se disponen a...

Eivissa y su hermana Formentera están en continua comunicación marítima. Los nuevos cuatro...

Deja tu comentario