Tocar el mar por primera vez

Embárcate  /   /  By Comunicacion

El pasado 18 de septiembre, Baleària protagonizó un hito en la historia de la navegación: la botadura del primer fast ferry a nivel mundial propulsado por motores de combustión interna a gas natural. El Eleanor Roosevelt rozó el agua por primera vez en los astilleros Armon de Gijón, donde se empezó a construir en 2018. Como cualquier botadura, fue un momento único e irrepetible, cargado de expectación. Y no es para menos, esa aparente facilidad con que se desliza un buque hasta mar en medio del estruendo de las sirenas, esconde una enorme complejidad técnica. 

“La botadura de un buque solo sucede una vez en su vida: cuando la construcción en la grada ha finalizado y se lanza al agua para terminarlo”, explica Guillermo Alomar, director de Flota de Baleària. En ese momento, se ha cerrado la llamada obra viva del buque, la línea de ejes está montada y los propulsores instalados, pero todavía quedan los trabajos de habilitación del interior. 

Botadura del ‘fast ferry Nixe’

“La principal complejidad técnica viene de transferir el peso del buque, que en la grada de construcción está soportado por los llamados picaderos, para que sea soportado por el empuje del agua de mar”, señala Alomar. Durante el deslizamiento del buque por la cama de la grada, esta transferencia del peso “es gradual e implica esfuerzos especiales sobre la estructura del buque, que deben estudiarse muy bien para evitar daños”. Una botadura entraña una serie de riesgos potenciales, y por eso otro factor muy importante es controlar tanto la velocidad del deslizamiento como el frenado del buque cuando alcanza la flotación, que se consigue mediante rastras que van parándolo mientas se desliza. En el caso del Eleanor Roosevelt, la maniobra se hizo aprovechando una de las pleamares más altas del año en Asturias.  

Botadura del ‘smart ship Marie Curie’ en 2018

Las botaduras propiamente dichas, que pueden ser de costado y de popa, son las que la puesta a flote se realiza por desplazamiento del buque desde la grada de construcción, como en el caso del Eleanor Roosevelt. Otros seis buques de la naviera han sido botados mediante este sistema: los fast ferries Federico García Lorca (2001) y Ramon Llull (2003) en los astilleros Rodriquez de Italia, mientras que los ferries Martín i Soler (2008), Bahama Mama (2009, con el nombre Alhucemas) y Passió per Formentera (2009) tocaron el mar por primera vez en los astilleros Barreras de Vigo. Alomar, que ha vivido varias de las botaduras, recuerda especialmente la del Martín i Soler “que marcó un hito hace más de diez años en la renovación de la flota de la compañía”, en una ceremonia a la que asistió una delegación de trabajadores de Baleària y que también fue el bautizo del buque, dos actos que no siempre se llevan a cabo conjuntamente. 

Botadura del ‘ferry Bahama Mama’, antes ‘Alhucemas’

Existen otros métodos para la puesta a flote por primera vez de un buque, las llamadas flotaduras, que suelen ser mediante la inundación del dique seco donde se ha construido el buque, como fue el caso de los innovadores smart ships propulsados a gas natural Hypatia de Alejandría (2018) y Marie Curie (2018), en los astilleros italianos Visentini. Otra opción para barcos de menos envergadura es la flotación a través de grúas, como se hizo tanto con los dos fast ferries de la serie Nixe en Singapur como con los cuatro eco fast ferries construidos en los astilleros Gondan. 

Sea mediante el método que sea, la ceremonia que permite que un buque contacte con primera vez con su hábitat natural es un momento crucial y emotivo.

Timelapse de la botadura del ‘fast ferry Eleanor Roosevelt’

Judit Binefa | Periodista

Artículos relacionados

Cristina González Cuétara (Cabezón de la Sal, Cantabria) comenzó su andadura en el mar como alumna...

Rafa Navarro, DPA/CSO de Baleària Rafa Navarro (Jerez de la Frontera, 1983) lleva casi una...

Baleària está trabajando en un nuevo proyecto en el ámbito de la innovación y la sostenibilidad:...

Deja tu comentario