Un fin de semana en San José, en el Cabo de Gata

Elige destino  /   /  By Comunicacion

De casas blancas y tranquilas calles, San José es uno de los rincones más atractivos del Parque Natural Cabo de Gata, en Almería. Es la perfecta base de operaciones para recorrer un entorno marcado por el desierto, las playas y una exquisita gastronomía. Os planteamos una escapada de fin de semana para saborear lo mejor de esta rica tierra andaluza en pleno verano.

Viernes por la tarde

18.00. Llegues a la hora que llegues, probablemente lo que te apetezca es refrescarte en el Mediterráneo. La opción más rápida es ir directamente a la playa de San José, junto al puerto deportivo y en pleno centro. También te puedes escapar a La Calilla o hasta la cala de La Higuera, un tranquilo pedregal de aguas turquesas.

20.00. Tras el chapuzón, es el momento de hacer una pequeña caminata por el Paseo Marítimo, que ofrece una bonita panorámica. Y los alrededores de la Plaza Génova son la principal área de comercio, bares y restaurantes. Ahí está la mayor parte de oferta de ocio de San José, aunque en el puerto deportivo también hay estupendos rincones.

21.30. Para la cena, basta con dar una vuelta de reconocimiento por el centro de la localidad para encontrar el restaurante que más apetezca. Hay italianos, indios y muchas propuestas mediterráneas, así como numerosas heladerías italianas, perfectas para el toque de frescor antes de ir a dormir.

Playa de Los Genoveses.

Sábado

09.30. En vacaciones hay quien madruga… y quien no. Es la hora ideal de adentrarse en una de las mejores playas de San José: los Genoveses. Hay que ir temprano si quieres aparcar junto a la playa. Otra gran alternativa es ir paseando por el bonito sendero que serpentea junto al mar y parte del propio pueblo hasta la playa. Es un buen punto de partida también para una ruta en kayak o en paddle surf y descubrir cuevas y arenales inaccesibles desde tierra.

14.00. Tras hacer un poco de deporte y conocer una de las mejores playas de Cabo de Gata, es hora de saborear los frutos del mar en los diferentes establecimientos que ofrece la zona. Quisquillas, gambas rojas, pescados del día o los vistosos loritos se suman a un menú que resulta una delicia para los amantes del buen comer.

16.00. Hora para volver a la playa. Esta vez, siguiendo la misma ruta que para Los Genoveses, a un  par de kilómetros más por el camino de tierra hasta llegar a El Mónsul y su duna petrificada. El lugar te sonará porque ha quedado en la historia cinematográfica gracias a Indiana Jones y la última cruzada. Un poco más adelante puedes pasear hasta la cala de La Media Luna, de arena oscura y volcánica. Y si lo tuyo es el naturismo, tu sitio será El Barronal, también a unos pasos.

21.00. El final del día merece celebrarlo con un buen arroz o pescado que nos haga disfrutar de las fresquitas noches almeriense.

Castillo de San Sebastián.

Domingo

10.00. Toca coger el coche para desplazarse hasta Rodalquilar, a apenas 15 kilómetros por una bonita y tranquila carretera. Antes de entrar al pueblo merece la pena parar en el Mirador de las Amatistas y, más tarde, desviarse hacia El Playazo, una estupenda playa familiar, de aguas tranquilas presididas por el castillo de San Sebastián. Pincha la sombrilla, echa la toalla… ¡y a descansar que es domingo!

14.00. Las tabernas y bares de la zona son una buena opción para comer rápido y volver a la playa. Aunque otra gran idea es acercarse a la Isleta del Moro, a solo 8 kilómetros, para comer unas deliciosas sardinas o el pescado del día. Es de esos sitios que vas a echar de menos cuando acabes tus vacaciones.

Isleta del Moro.

16.00. Para bajar la comida puedes dar un corto pero atractivo paseo hasta la parte más alta de la isleta -con preciosas vistas desde la cima- o darte un último baño a sus pies, en la playa del Peñón Blanco. Despídete del lugar con tranquilidad y vuelve a casa con calma. A estas alturas estarás deseando llegar… para buscar una nueva fecha en la que volver a San José.

Ignacio Sánchez | Periodista


Artículos relacionados

Una ruta veraniega por este paraíso a ras de mar  En invierno, pero también en verano, hay otra...

No existe una opinión generalizada sobre cuánto es el tiempo mínimo que necesitamos para disfrutar...

No hay horizonte más sobrecogedor en Ibiza que el protagonizado por el islote Es Vedrà, en la...

Deja tu comentario