Volar con agua

Descubre el Mar  /   /  By Comunicacion

Cuando se imponen las temperaturas estivales, los deportes de agua toman nuestro litoral y cada vez son más aquellos que deciden ponerse en forma y descargar la adrenalina practicando una de estas disciplinas.

Aunque la mayoría de estos deportes se practican de forma profesional en la exclusiva costa este de los Estados Unidos, en los últimos años también han llegado a nuestras aguas. Un ejemplo es el wakeboarding, una combinación de snowboarding y el surfing nacida en 1980, que consiste en mantenerse de pie en una tabla remolcada detrás de una lancha. La velocidad de la tabla oscila entre los 30 y 40 km/h, lo que permite realizar grandes saltos por encima del agua.

Los amantes de las alturas también pueden practicar el revolucionario flyboard, un deporte que mezcla el buceo, el esquí acuático, surf y acrobacias, y que permite propulsarse a una altura considerable gracias a la presión de la manguera de agua conectada a los pies.

También popularmente conocido como la ‘tabla voladora’, permite tener el privilegio de volar sobre el mar con una autonomía de vuelo de hasta 3.000 metros de altura y una velocidad que puede alcanzar los 150 km/h. Esta disciplina tiene tantos seguidores que cuenta con un campeonato mundial que se celebró por primera vez en 2012 en la ciudad catarí de Doha.

La última tendencia de este deporte es el llamado flyboard air, una evolución del flyboard original cuya diferencia es el tipo de propulsión: se substituye la manguera de agua por el aire a presión, lo que permite volar a gran altura sobre el nivel del mar.

La tabla también es la protagonista del hoverboard, que está conectada a una turbina de una moto de agua y que a través de una manguera permite propulsarse a una altura de 10 metros. El creador de esta disciplina deportiva, el francés Frank Zapata, ostenta el record Guinness tras recorrer más de 2 km con esta tabla en la costa sur de Francia.

El kitesurf consiste en el uso de un cometa conectado a través de un arnés al pecho y permite deslizarse por el agua y realizar impresionantes saltos. Existen varias modalidades: la navegación sobre las olas del mar (wave riding) o la realización de maniobras en el aire (freestyle).

El jetski, realizado en una moto acuática, es también una de los deportes de moda y que se puede ver en muchas playas en verano. Aunque el primer jetski fue fabricado en 1976 por la conocida marca de automóviles Kawasaki, en la actualidad goza de gran popularidad.

Los amantes de las profundidades marinas pueden probar el subwing, un novedoso deporte acuático que nos permitirá volar en el interior del agua. Se practica con dos alas conectadas a un pivote giratorio, con el que se puede maniobrar a izquierda y derecha. Debido a la densidad del agua no es posible alcanzar grandes velocidades en la práctica de este deporte, pero tenemos asegurada una magnifica postal del fondo marino.

David Palacios | Periodista

Artículos relacionados

Cada pasajero que se embarca en uno de los buques de Baleària tiene una historia que contar. Esta...

Todos los años por estas fechas nos juntamos un grupo de amigos buscando el sitio perfecto para...

Aprender a observar el mar Mediterráneo, conocer a través de la experiencia personal las diferentes...

Deja tu comentario