Visit Tanger and Tetuán - Baleária

Publicado en Baleària Magazine nº35 / TEXTO Y FOTOS Quique Rodríguez Castillo

 

Se mezclan también en Ceuta varias culturas que, como el mar, tampoco pierden sus raíces, ni abandonan sus tradiciones y forma de ver la vida. Esta singularidad confiere a la sociedad ceutí cierto grado de exotismo. Un nexo común, sin distinción de raza ni religión, sitúa a todos los “caballas” (cariñoso gentilicio para los ceutíes) en el mismo horizonte: la convivencia que, en esta ciudad al sur del sur, supone un modelo exportable al resto del mundo. Viajar a Ceuta, cruzando el Estrecho de Gibraltar en barco convierte el trayecto en un motivo más para visitarla, por su comodidad y rapidez en llegar a la orilla africana de España. La ciudad que nos encontramos al otro lado del mar es ideal para pasar un fin de semana.

 

VIERNES

17h Dejamos las maletas

Acabamos de llegar a Ceuta y es hora de ir a cualquiera de los tres hoteles que hemos podido elegir para pernoctar, todos ellos en pleno centro de la ciudad. El parador nacional (Hotel La Muralla) y dos establecimientos de cuatro estrellas (Tryp Ceuta y Gran Hotel Ulises) nos ofrecen calidad y atenciones exquisitas. Otra interesante opción es el impresionante Complejo Rural Miguel de Luque, que brinda la posibilidad de descansar en plena naturaleza y con todas las comodidades.

 

18h De compras por Ceuta

Después de tomarnos un buen café en alguna de las muchas y excelentes cafeterías de la zona  comercial de la ciudad (El Puente, Firenze, Ulises Café, Carlis...) tendremos las suficientes energías para recorrer el Paseo del Revellín, que se inicia en el histórico Edificio Trujillo y la Calle Real, en busca de los productos que, en Ceuta, resultan muy interesantes por su bajo precio en relación a la Península. La ciudad ha gozado siempre de un régimen fiscal favorable que permite un porcentaje menor en los impuestos y, por lo tanto, mejores precios en artículos de consumo como joyería, perfumería, licores, tabaco, electrónica y otros. Comercios con solera como las joyerías Blanco y Benítez, y muchos otros, estarán a la altura de cualquier exigente expectativa, sin olvidar la tienda Tax Fry de Baleària (cerca del parador nacional). También las grandes marcas nacionales e internacionales tienen su hueco en la oferta comercial de la ciudad. Ceuta es, sin duda alguna, una verdadera ciudad de compras.

 

22h Cena en las Murallas Reales

El Conjunto Monumental de las Murallas Reales era el límite de la Ceuta antigua. Atravesándolo, se encuentra el Foso Real, navegable desde la época de dominación portuguesa. En su espectacular Patio de Armas, que también alberga un interesante museo abierto, los restaurantes El Santuario y El Secreto de Yuste ofrecen las mejores delicias gastronómicas en un entorno incomparable que no pierde belleza con la oscuridad de la noche, sino todo lo contrario. No podemos olvidarnos de El Centro Gallego, donde encontraremos una excelente combinación entre cocina tradicional gallega y actual e innovadora. Sin movernos de la mesa, podemos tomarnos en ese espectacular entorno la primera copa de la noche.

 

00h De la tierra al Cielo

Literalmente. Dando un paseo nos dirigimos al Parque Marítimo del Mediterráneo, que volveremos a visitar mañana a la luz del día. Allí, justo sobre el Gran Casino de Ceuta nos espera El Cielo, un lugar de estética chill out, perfecto para tomar una copa, charlar y escuchar buena música en un entorno de extremada belleza. Para acabar la noche, nos dirigiremos al Poblado Marinero, lugar por excelencia del ocio nocturno caballa. Esta noche, disfrutaremos del buen ambiente y la música de Studio 4.40 y de la originalidad y buen trato de La Nuit. Mañana más.

 

SÁBADO

10h Desayuno mirando al norte…o al sur

Son muchas las opciones que tenemos para disfrutar de un excelente desayuno. En la cafetería  Manhattan (cerca de la Estación Marítima, en la bahía norte), disponen de una extensa y variopinta carta. Desde sus mesas, podremos ver la entrada y salida de los ferries que atraviesan el Estrecho. Si queremos mirar al sur mientras desayunamos, el restaurante hindú Taj combina cocina exótica y mediterránea y, además, ofrece unos deliciosos desayunos, con la Playa de la Ribera justo delante de nuestros ojos.

 

12h Desde el mar

No podemos perdernos el paseo en el Barco Turístico El Desnarigado, que nos ofrecerá la posibilidad de disfrutar de la belleza de la ciudad desde el mar. El paso de este barco por el Foso Real del Conjunto Monumental de las Murallas Reales es, sencillamente, espectacular.

 

13h En la sucursal del Paraíso

El Parque Marítimo del Mediterráneo merece una especial atención. En pleno centro de la ciudad emerge un lugar idílico, 56.000 m2 ganados al mar, con espectaculares lagos azules de agua salada, cascadas, hamacas en soláriums rodeados de bellas palmeras y un precioso circuito botánico. En este macro complejo, encontramos todo lo que podemos necesitar: bares de tapas, restaurantes, zonas de ocio y recreo para niños y mayores, excelentes atenciones y todas las comodidades. En definitiva, un pedacito de Paraíso que el genial artista César Manrique quiso situar en esta hermosa ciudad.

 

14h Almorzar cerca de la hamaca

Sin salir de este parque, podemos disfrutar de excelentes restaurantes que ofrecen su carta en ese idílico entorno: La Barraca del Parque (para degustar un buen pescado o marisco), Rigoletto (donde un risotto, un crep de gambas o unas costillas harán nuestras delicias) o La Peña (un lugar de  estética moderna y cocina de vanguardia). Todos ellos cumplirán con nuestras mayores expectativas gastronómicas.

 

18h Un paseo por la historia

Después del correspondiente descanso, dirigimos nuestros pasos al Conjunto Monumental de las Murallas Reales, para recorrer a la luz del día el Patio de Armas, los baluartes, la muralla del Foso Real y el museo abierto del Revellín de San Ignacio. Después, nos dirigimos a la Plaza de África, desde donde vamos a continuar con un largo paseo que nos permitirá conocer un poco de la  milenaria historia de la ciudad. Allí, el monumento a los caídos en la guerra de África, la Catedral de Nuestra Señora de la Asunción y el Santuario de Nuestra Señora de África (patrona y alcaldesa perpetua de Ceuta), serán los primeros lugares que recorreremos. Ya en la conocida como Gran Vía, se erige el Palacio de la Asamblea, que fue inaugurado por el Rey Alfonso XIII y Doña Victoria Eugenia en 1927. Más adelante, en la Basílica Tardorromana, podremos tener acceso a los únicos restos cristianos en esta orilla del Mediterráneo (siglo IV). Continuando hacia la zona comercial, no podemos dejar de visitar el Museo Específico de la Legión, en el Paseo de Colón y el Museo de Ceuta, en el Paseo del Revellín, donde encontraremos una sección de arqueología y salas de exposiciones itinerantes. A lo largo de este trayecto, podremos observar varias y espectaculares estatuas. La foto junto al enorme y famoso Hércules, situado en la Plaza de la Constitución, es inevitable.

 

21h De tapeo, para abrir boca

El recorrido por parte del patrimonio histórico-cultural de la ciudad puede acabar en la preciosa Casa de los Dragones, un edificio historicista de tres plantas, muy cerca de la Plaza de los Reyes. Después nos dirigiremos a uno de los muchos mesones y bares de tapas que, en el centro de la ciudad, ofrecen una gran variedad de opciones. Podemos probar el pollo a la pimienta del Mesón el Bache, los increíbles pinchitos del Apolo, las tapas elaboradas y el buen vino de De Buena Cepa o las tostas y la cerveza de grifo de El Descanso de los Guerreros. No puedo dejar sin nombrar al Mesón de Pepe, muy cerca del Gran Teatro Auditorio del Revellín, donde nos ofrecerán una exquisita atención y productos de altísima calidad.

 

22h Gastronomía exótica

Después de abrir boca con una buena tapa, vamos a probar la gastronomía árabe que, en Ceuta, por su peculiar situación geográfica, podemos disfrutar con una calidad excelente. Podemos escoger los restaurantes Oasis o Al Andalus, ambos ubicados en el monte Hacho. Antes de sentarnos a la mesa a probar un exquisito cuscús, unas deliciosas breuas de gambas o un kefta al tallín, nos deleitaremos con la hermosa imagen de Ceuta iluminada desde el mirador de San Antonio, también en el Hacho, un santo muy popular en la ciudad cuya ermita está en este mismo lugar.

 

00h Una larga y divertida noche

Después del exquisito té con pastas que nos ofrecerán como postre en los restaurantes de cocina tradicional árabe, tendremos energía suficiente para ir a disfrutar la larga y divertida noche caballa. Visitaremos el conocido y con solera Café Miró, en la céntrica Plaza Ricardo Muñoz y, más tarde, el espectacular Nouveau Disco, en la zona exterior del Parque Marítimo del Mediterráneo, donde escucharemos buena música y disfrutaremos del mejor ambiente.

 

 

DOMINGO

11h Actividades náuticodeportivas

Por la mañana nos dirigiremos a las instalaciones de Ceuta Kayak, donde nos ofertan una gran variedad de actividades náutico-deportivas: kayak, paddle surf, bautismos de buceo… (con reserva previa en la Estación Náutica de Ceuta). La ciudad es un destino idóneo para la práctica de deportes náuticos. Es indudable que su situación geográfica, entre dos mares, la convierten en un lugar excepcional para ello. Bucear en sus impresionantes fondos marinos, por ejemplo, es un lujo que aquellos que han podido disfrutar en alguna ocasión no dudan en repetir.

 

14h Despedida gastronómica

Las últimas horas en la ciudad las vamos a pasar saboreando de nuevo su sorprendente oferta gastronómica. No se puede abandonar la ciudad sin probar los elaborados platos y el exquisito trato del Mesón Alberto, ubicado en el Polígono Virgen de África y calificado como un restaurante de altísima calidad. Destacan sus champiñones rellenos, su deliciosa tempura de verduras o el impresionante Solomillo Orloff que nos dejará el mejor sabor de poca posible. Ceuta, nuestra ciudad al sur del sur, no sólo es un lugar al que hay que ir, es un lugar al que volver.

 

SERVICIOS TURÍSTICOS DE CEUTA > www.destinoceuta.com

WEB DE ESTACIÓN NÁUTICA DE CEUTA > www.enceuta.com