Eslora Retour aux communiqués de presse
16/07/2015

Adolfo Utor: "La figura del empresario está bastante deteriorada en nuestra cultura"

La Asociación de Jóvenes Empresarios de Valencia (AJEV) retoma la celebración de sus Foros de Excelencia Empresarial, que ayer contó como ponente con Adolfo Utor, presidente de Baleària, y que congregó a más de 100 personas procedentes en gran parte del tejido empresarial y emprendedor valenciano.

Utor comenzó su exposición volviendo a sus inicios y señaló que “nunca pensé que llegaría a crear mi propia empresa, en mi caso, fueron las circunstancias las que me llevaron a emprender junto con el resto de mis socios” y añadió que “con 23 años eres un soñador y te crees que te vas a comer el mundo”.

Según Utor, la figura del empresario está bastante deteriorada en nuestra sociedad. “Di una charla en una universidad y me llamó muchísimo la atención que la gran mayoría de estudiantes querían ser funcionarios o trabajar por cuenta ajena”. “Hay muy poco empresario con prestigio social y esto influye en el fomento de la cultura emprendedora. Aún estamos muy lejos de conseguir un cambio cultural”, comentó ayer Utor en el foro.

El presidente de Baleària señaló que los valores fundamentales que todo empresario debe tener son “la capacidad de generar confianza, la honestidad y la generosidad, además de dar antes que recibir, no debemos tener prisa en esperar el retorno” y añadió que comentó “La confianza es capaz de conseguir lo imposible.

Adolfo Utor hizo hincapié en la importancia de fomentar la consolidación de nuestras empresas y en este sentido, destacó que la innovación y la digitalización como aspectos básicos.  “En Baleària desde muy pronto apostamos por las nuevas tecnologías, sabíamos que teníamos que vender por internet”, apuntó Utor.


Tras su exposición, donde contó a los asistentes los comienzos de la compañía y cómo fue ascendiendo a lo largo de los años, comenzó una distendida tertulia en la que tanto presentadores como el resto del público tuvieron la oportunidad de realizarle preguntas y charlar con él de manera distendida.