Cómo organizar un viaje con perro

Billete  /   /  By Comunicacion

Viajar es un gran placer que comienza ya con los preparativos: desde que elegimos el destino hasta que cerramos la maleta estamos soñando con esos merecidos días de vacaciones. Algunos prefieren tenerlo todo organizado antes de partir mientras que otros se lanzan a la aventura de improvisar. Seas como seas, si entre tus compañeros de viaje hay alguno con cuatro patas, es conveniente no dejarlo todo al azar.

Y es que viajar con un perro requiere un extra de planificación: debemos asegurarnos de que el lugar que vamos a visitar sea adecuado y que el alojamiento admita mascotas, así como informarnos antes de partir de cuál es el medio de transporte idóneo según las características de nuestro mejor amigo.. Es importante dirigirse a la compañía antes de reservar el billete para que nos dejen clara la normativa y las posibles restricciones.

shutterstock_65958898

Haciendo la maleta

Se acerca el momento de partir y además de preparar nuestra maleta no debemos olvidarnos de hacer la de nuestro perro. Bueno, tal vez hablar de maleta sea un poco exagerado pero, independientemente del medio de transporte elegido y sus exigencias, hay una serie de cosas que no debemos olvidar:

Documentación: para moverse por España es necesario que el animal tenga la cartilla de vacunación en regla. Para viajar al extranjero se recomienda informarse de las normas del país de destino con antelación, pues varían considerablemente de uno a otro. Si viajamos en avión, barco y tren deberemos llevar con nosotros la tarjeta de embarque o billete correspondiente al animal.

Comida y agua: es importante no variar la alimentación del perro durante las vacaciones por lo que debemos prever la cantidad necesaria. Además, debemos ofrecerle agua regularmente para lo que los recipientes plegables de silicona resultan muy cómodos: son ligeros y no ocupan apenas espacio. También existen en las tiendas especializadas botellas con bebedero incorporado que facilitan esta tarea.

– Bolsas para excrementos: debemos recoger sus necesidades allá donde vayamos. Las toallitas de bebé también son muy prácticas por si ensucia algo o se mancha.

Correa y collar con chapa identificativa: aunque nuestro perro tenga microchip es muy recomendable que nuestro teléfono esté a la vista por si se pierde. Además, no debemos olvidar que el microchip depende de la Comunidad Autónoma en la que esté registrado, lo que dificulta la localización de los propietarios.

Chuches para premiarlo cuando se porte bien y juguetes para que se relaje y disfrute durante las vacaciones ¡él también tiene derecho a su tiempo de ocio!

Una toalla: imprescindible si vamos a algún lugar con playa o río y a nuestro amigo le gusta el agua. También puede usarse para dormir.

Dependiendo del medio de transporte elegido y sus obligaciones deberemos añadir a la lista un bozal, transportín o cinturón para el coche. Además si sabemos o sospechamos que nuestro perro puede marearse o ponerse muy nervioso durante el trayecto, podemos consultar con el veterinario la posibilidad de suministrarle algún fármaco para que haga más llevadero el viaje.

Marta Casanova | Mallorca con perro

Artículos relacionados

Los niños y niñas pueden empezar a realizar viajes cortos en vehículo a partir de los tres o cuatro...

Formentera Lady, el primer largometraje de Pau Durà, se ha rodado en ese triángulo mágico que...

Las autoridades españolas y marroquíes esperan que este verano unos tres millones de pasajeros...

Deja tu comentario