Cristina González: «El barco se ha convertido en mi hogar»

Embárcate  /   /  By Comunicacion

Cristina González Cuétara (Cabezón de la Sal, Cantabria) comenzó su andadura en el mar como alumna en el Hospital Esperanza del Mar (ISM) en el año 2003, y desde entonces no ha dejado de navegar. Ahora, desde el mes de mayo de este año, se encuentra al frente de uno de los buques de Baleària, que realiza una labor de transporte esencial entre la península y las Islas Canarias y cuya ruta ha cumplido, esta semana, dos años. 

P. ¿Qué tipo de cliente utiliza la ruta que conecta la península con las Canarias? 

R. Los pasajeros que viajan en nuestra línea son variados. Tenemos residentes canarios que viajan a la península para realizar gestiones o de vacaciones, nacionales no residentes en Canarias que van a pasar sus vacaciones, extranjeros que se embarcan para pasar alguna temporada o efectivos de los cuerpos de seguridad del Estado que son trasladados a las Islas. El hecho de poder viajar con vehículo, ya sea coche, moto o caravana, supone una gran comodidad para los pasajeros. 

P. ¿Qué importancia tiene esta línea que une ambos territorios? 

R. Es de vital importancia para poder realizar un suministro continuo de todo aquello que las Islas demandan, al igual que es importante poder distribuir a la península y a través de ella aquellos productos que nos proporcionan las Canarias.

P. ¿Qué te empujó a querer ser capitana de barco? 

R. La necesidad de superación y de obtener nuevas responsabilidades. Pero, sobre todo, el orgullo profesional de llegar hasta lo más alto, y lo más alto en la marina mercante es estar al mando del barco. 

P. ¿Qué significa para ti ser capitana de barco en un mundo en el que predomina el género masculino? 

R. Significa poder demostrar a las nuevas generaciones que con constancia y esfuerzo se puede llegar a donde te propongas. Me siento orgullosa de pertenecer a una empresa donde te miran como a una profesional; donde valoran esa constancia y ese esfuerzo depositando toda su confianza en ti. 

P. A pesar de ser la capitana del barco, navegar es cuestión de equipo, ¿no? 

R. Por supuesto, son tres departamentos los que tienen que trabajar en equipo con un fin común: ofrecer lo mejor al cliente, ya sean pasajeros o carga. 

La capitana Cristina González en el puente de mando. Foto: Cristina Sánchez

P. ¿Cómo es el día a día en alta mar? 

R. Ningún día es igual al anterior, ya que todos los días surge algo diferente. En un barco tan grande siempre sucede algo que hace que los días sean únicos. 

P. Con tanto tiempo fuera de casa, ¿sientes el barco como tu hogar y a la tripulación como tu familia? 

R. Sí. Realmente se pasa más tiempo en el barco que en tu propia casa; al final el barco se ha convertido en mi hogar. Yo siempre he pensado que el barco lo hace la tripulación. Si esta tiene ese sentimiento de unión, cualquier cosa se puede superar. 

P. ¿Se hace difícil alejarse continuamente de tierra firme? 

R. En mi caso, cuando entro en el barco, entro en aquello que más me gusta hacer. En un buque, la cabeza está permanentemente trabajando, por lo que no hay espacio para pensar si estar fuera de casa es difícil o no. Quizás habría que plantearlo de otra manera: ¿a los que dejas en tierra se les hace difícil que tú estés tanto tiempo fuera de casa? 

P. ¿El amor y tranquilidad que ofrece el mar lo compensa? 

R. Tener la suerte de trabajar en lo que te gusta compensa muchas cosas. 

P. ¿Cuál es tu instante preferido cuando estás al mando del barco? 

R. Para mí, el momento más especial es la maniobra. Me gusta sentir que el barco hace lo que yo le pido. Disfruto pensando en ellas y me gusta mejorarlas.

TEXTO: PAULA NIETO

FOTOS: CRISTINA SÁNCHEZ

Artículos relacionados

El pasado 18 de septiembre, Baleària protagonizó un hito en la historia de la navegación: la...

Rafa Navarro, DPA/CSO de Baleària Rafa Navarro (Jerez de la Frontera, 1983) lleva casi una...

Baleària está trabajando en un nuevo proyecto en el ámbito de la innovación y la sostenibilidad:...

Deja tu comentario