‘Formentera Lady’, cine en el Mediterráneo

Billete  /   /  By Comunicacion

Formentera Lady, el primer largometraje de Pau Durà, se ha rodado en ese triángulo mágico que forman Dénia y València con la isla que da nombre a la película. José Sacristán interpreta el papel de un entrañable perdedor redimido por amor en una cinta donde también son protagonistas el mar y los barcos de Baleària.

“Me gustan las historias de perdedores. Son historias eternas”. José Sacristán asegura que por eso aceptó en seguida el papel protagonista de ‘Formentera Lady’, el primer largometraje del actor alcoyano Pau Durà, rodado en primavera en ese país sin fronteras y con islas, hecho de mar y de barcos, que integran Formentera, Dénia y València.

Numerosas escenas fueron filmadas en buques de Baleària, tanto en alta mar –a bordo del Maverick, el Bahama Mama y el Posidonia–, como en los puertos de La Savina (Formentera) y Dénia. En este empeño se implicaron tanto el personal de tierra como el de la flota de la compañía, hasta el punto de que algunos de los tripulantes de Baleària saldrán en la película como figurantes.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A sus ochenta años, Sacristán conserva intacta la misma pasión por su trabajo que cuando comenzó a buscarse la vida ante cámaras y escenarios, allá por los lejanos sesenta. Y en Formentera Lady, su personaje es eso, «vital, apasionado»: un hippie músico llamado Samuel que cuatro décadas atrás tuvo con una chica una hija en Formentera. Ellas se fueron pero él se quedó en la isla y la convirtió en su refugio. «Samuel hizo eso que propuso Groucho Marx, paren el mundo que me bajo», añade el actor.

Pero ni siquiera la bohemia es fácil. Un buen día y tras vivir durante lustros sin electricidad, Samuel se tendrá que hacer cargo de su nieto de diez años y ejercer de abuelo sin haber sido nunca padre. Y será el amor por ese chaval lo que salvará al personaje de todas sus penurias de perdedor para «a su manera volver a subirse al mundo».

Para ello harán falta múltiples peripecias por Formentera –las playas de Migjorn, Es Caló, la emblemática Fonda Pepe de Sant Ferran, Sant Francesc–, Dénia –la estación marítima y su casco antiguo con el Montgó al fondo–, València e incluso Barcelona. De ahí que buena parte de la cinta transcurra en los buques de Baleària, pues es en el viaje constante donde los personajes de Durà sueñan con encontrarse a sí mismos.

Arturo Ruiz | Periodista 

Artículos relacionados

Un hotel flotante sobre el mar Mediterráneo, capacidad para un millar de pasajeros y la misión de...

El buque Poeta López Anglada de Baleària acogió la 3ª edición del evento solidario “Cruzando el...

Sabemos que los animales de compañía son uno más de la familia, y por eso en Baleària se pone todo...

Deja tu comentario