La botica del mar

Descubre el Mar  /   /  By Comunicacion

Desde siempre la humanidad ha buscado en la naturaleza las sustancias necesarias para curar sus dolencias. En la antigüedad se atribuían a ciertos animales como el caballito de mar propiedades curativas de dimensión milagrosa.

Pero la ciencia nos demuestra día a día que el mar acoge infinitos tesoros de salud. Los mares producen muchas más sustancias que las que encontramos en tierra firme, son como inmensos bosques tropicales cargados de sustancias activas que día a día se investigan por los científicos dedicados a la prospección biológica.

La vida en el mar desarrolla estrategias muy diferentes a las de los organismos terrestres. Y es que muchos de los animales que viven en los mares no tienen movilidad, o si la tienen es mínima y no pueden salir huyendo ante la presencia de un depredador. Tampoco disponen de coraza o dientes ni púas, y si se mantienen vivos es porque han desarrollado otro tipo de defensas.

Así, las blandas e inmóviles esponjas de mar se asocian con ciertas bacterias que contienen toxinas, una suerte de porras biológicas con las que defenderse de los acosadores. Sólo de las esponjas se han podido extraer más de dos mil sustancias activas, algunas con demostrados efectos antibacterianos y antivirales, mientras que otras están siendo aplicadas con éxito en pruebas para combatir ciertos tumores.

Los pequeños nudibranquios, esa especie de caracoles sin caparazón, visten colores maravillosos que sirven de semáforo a los demás para advertirles de su toxicidad, mientras que los investigadores ven en ellos una línea de investigación para enfermedades del sistema nervioso.

Por su parte, algunas ascidias, de la familia de los tunícados, disponen de poderosas sustancias activas que se están empleando en la producción de medicamentos anticancerígenos, mientras que las algas rojas reducen el colesterol, las verdes producen polisacáridos que combaten tumores estomacales y otras marrones tienen efectos anticoagulantes.

Esponjas, ascidias, caracoles, algas, corales… el mar esconde una inmensa botica que va mucho más allá de los remedios supersticiosos. Tenemos que proteger nuestro mar y sus especies porque la vida nos va en ello.

Rafa Martos | Buceo y Snorkel

Artículos relacionados

La flora y fauna del fondo marino de Ceuta es un festival de colores y de vida bajo las...

La Posidonia es una planta que hace más de 140 millones de años abandonó la tierra firme para...

En Ibiza encontramos muchos paraísos. Todos los que se acercan a esta isla quedan encantados y...

Deja tu comentario