Categories Navigation
Marisa Llopis: «Me sigo emocionando al recordar la llegada del 'Federico García Lorca'»

Marisa Llopis: «Me sigo emocionando al recordar la llegada del 'Federico García Lorca'»


Marisa Llopis - 1 (1)

Maria Luisa Llopis es técnica de Compras y se incorporó a Baleària un 10 de mayo del 2000, hace ya 23 años que nos acompaña. 

 

P. ¿Cómo recuerdas aquel momento? 

R. Lo recuerdo como si fuera ahora. Yo había dejado dos meses antes mi trabajo porque me obligaba a estar a 7 horas de coche de mis hijos y tuve que tomar una decisión. Un día, me enteré de que en Baleària estaban buscando gente. Pasaron los días y me decidí a enviarlo. El mismo día por la tarde me llamaron para ir a una entrevista al día siguiente. Después de varias preguntas y explicarme que el trabajo era para reforzar el Call Center en verano, me preguntaron si podía empezar al día siguiente y, bueno, aquí sigo después de 23 años. 

 

P. ¿Ha cambiado mucho la empresa? 

R. Si echo la vista atrás, no reconozco la Baleària de entonces con la de ahora. Todos los que estamos desde hace años hemos podido ver el crecimiento tan grande que ha tenido esta compañía. Empecé en una caseta prefabricada y con unos pocos folletos de horarios por si alguien entraba a pedir información. No había ordenadores, ni teléfonos ni nada de nada. Cuando ahora veo la estación marítima que tenemos y la nave logística, es como si no se tratara del mismo muelle y sin embargo lo es. 

 

P. ¿Qué es lo que más te sorprendió y lo que más te gustó de la empresa? 

R. Me sorprendió conocer los detalles de cómo se había fundado Balearia. En ese momento pensé y continúo pensándolo, que el grupo de personas que la fundaron fueron muy valientes porque me consta que no fue nada fácil. Sin lugar a duda lo que más cautivó fue el compañerismo que se respiraba -y que continúa existiendo-, no solo con las personas de tu departamento, sino también con el resto de los compañeros/as. 

 

P. Si no venías del sector marítimo, ¿qué percibiste como más diferente, propio de este sector en tu desempeño diario?  

R. Desde el primer día me di cuenta de que en una naviera las cosas no son tan fáciles y sencillas como la mayoría de la gente piensa. Desde fuera se ve todo muy bonito, pero realmente la salida de un buque depende de muchas cosas, la principal obviamente es del estado del mar.  
El que más me impacto fue el día en el que vi atracado el Federico García Lorca en el muelle viejo. Todavía cuando lo pienso me vuelvo a emocionar. Se veía tan grande, tan majestuoso, de verdad me impactó porque no tenía nada que ver con los barcos que en ese momento tenía Baleària. El día que lo vendieron me dio muchísima pena porque daba mucha vida a la compañía. Otro momento más reciente fue el seguimiento de la salida del astillero, travesía y llegada a Dénia del Eleanor Roosevelt. Fue todo muy emocionante. 

 


 

 

P.  ¿Por qué crees que Baleària ha crecido tanto y se ha convertido en líder del sector?  
R. Principalmente por la valentía del presidente, porque quien no arriesga no gana, y él ha sabido arriesgar y rodearse de personas y departamentos eficaces que se han sabido mover para modernizarse y no quedarse atrás. No se ha tenido miedo a construir barcos nuevos, a remotorizar varios barcos a gas natural, abrir líneas nuevas que suponían todo un reto, a invertir en tecnología y digitalización. 

 

P.  Cuéntanos alguna anécdota que ilustre la evolución de la tecnológica y organizacional de la empresa. 

R. Mi primer verano en taquilla las tarjetas de embarque eran de cartón. Cada noche había que sellar las tarjetas de embarque del día siguiente, tantas como barcos salieran ese día. Las tarjetas se daban en el mismo momento, lo que suponía que se hicieran unas colas interminables. Después de un embarque había que contar las tarjetas que nos habían quedado, imprimir los listados y que cuadrara. Sólo con que hubiera una tarjeta de diferencia entre el listado y las tarjetas que habían quedado había que puntearlo todo. Nada que ver con ahora que la gran mayoría del pasaje ya viene con sus tarjetas de embarque, físicas o en el móvil.  

 

P.  Si haces balance personal, ¿qué crees que te ha aportado Baleària en lo profesional y en lo personal? 

R. En lo profesional, he aprendido mucho en compras, ya que desde ese departamento se gestiona todo lo que pueda necesitar un barco. He aprendido de lo que es importante y hay que dar prioridad para la seguridad del buque, he aprendido de motores, de hidráulica, de habilitación…  Vamos que soy “casi” una experta en varios temas, pero todavía me queda mucho por aprender.  

Asset Publisher
Cinco parajes naturales que visitar en Mallorca
guias-viajes

Cinco parajes naturales que visitar en Mallorca

  Albufera de Alcúdia La Albufera de Alcúdia, situada entre los municipios de Muro y Sa Pobla, es una de las áreas húmedas más destacadas y extensas de las Baleares, abarcando una superficie de 2,036.23 hectáreas. Parte de los humedales se formaron en la era terciaria, aunque la zona húmeda actual se desarrolló hace menos de 100,000 años. Por otro lado, las dunas litorales son más recientes, con aproximadamente 10.000 años de antigüedad. La Albufera de Alcúdia ofrece la oportunidad de realizar rutas a pie y en bicicleta, lo que la convierte en un destino ideal para ir en familia y disfrutar de un día diferente en la isla. Durante estas rutas, se puede explorar la belleza natural de los humedales, observar aves y sumergirse en un entorno tranquilo.     Cuevas del Drach Las Cuevas del Drach están consideradas como las cuevas más espectaculares de Mallorca y se encuentran en la costa este de la isla, en la localidad de Porto Cristo. Esta belleza natural está compuesta por cuatro cuevas interconectadas: la Negra, la Blanca, la de Luis Salvador y la de los Franceses. Con una profundidad de 25 metros y una longitud de 2,4 km, estas cuevas se formaron hace 11 y 5,3 millones de años. El punto destacado de las Cuevas del Drach es el lago Martel, uno de los lagos subterráneos más grandes del mundo. Con 170 metros de largo, 30 metros de ancho y una profundidad de 4 a 12 metros. Durante la visita, se puede disfrutar de un concierto de música clásica en el anfiteatro, donde las luces se apagan y los músicos aparecen en barcas iluminadas, creando una experiencia mágica. Al finalizar el concierto, se puede cruzar el lago en una pequeña embarcación, añadiendo un toque especial a la visita.   Parque natural de Es Trenc-Salobrar El Parque Natural de Es Trenc-Salobrar de Campos protege un área total de 3,768 hectáreas. Esta zona se caracteriza por sus dunas y vegetación, así como por la arena blanca y aguas cristalinas de las playas del Marqués, Es Trenc y Ses Covetes. Es un lugar imprescindible para visitar en Mallorca en verano y disfrutar de un buen chapuzón en playas vírgenes.   Parque natural de Mondragó El Parque Natural de Mondragó fue declarado reserva natural en 1992 y abarca un conjunto de calas y barrancos situados entre Portopetro y Cala Figuera. En Mondragó, desembocan dos torrentes, el torrente de S'Amarador y el de ses Coves del Rei, lo que crea las zonas húmedas de S'Amarador y Font de n'Àlis (conocida como cala Mondragó). Además de las dos calas principales, en el parque natural se pueden encontrar el caló d'en Borgit, el caló d'en Perdiu y el des Sabinar.  El parque destaca por sus paredes de piedra en seco, las barracas ‘de roter’ utilizadas por los agricultores para guardar el ganado, así como los hornos de cal y las carboneras. Un entorno idílico donde desconectar y disfrutar de la pura esencia mediterránea.   Reserva natural de Sa Trapa La Reserva Natural de Sa Trapa es una joya natural que ofrece unas vistas espectaculares de Sa Dragonera y cala en Basset desde el mirador del monasterio de Sa Trapa, hogar de los antiguos monjes trapenses (de ahí la denominación de Sa Trapa). Se puede realizar una preciosa excursión a pie desde el Coll de Sa Gramola (3 horas y 30 minutos, no circular) o desde Sant Elm (2 horas circular) para llegar hasta el monasterio y mirador. Este lugar es perfecto para conectarse con la naturaleza y disfrutar de la belleza escénica que Mallorca tiene para ofrecer.        


Read more
Cristina González: «El barco se ha convertido en mi hogar»
historias-del-mar

Cristina González: «El barco se ha convertido en mi hogar»

Cristina González Cuétara (Cabezón de la Sal, Cantabria) comenzó su andadura en el mar como alumna en el Hospital Esperanza del Mar (ISM) en el año 2003, y desde entonces no ha dejado de navegar. Ahora, desde el mes de mayo de este año, se encuentra al frente de uno de los buques de Baleària, que realiza una labor de transporte esencial entre la península y las Islas Canarias y cuya ruta ha cumplido, esta semana, dos años.  P. ¿Qué tipo de cliente utiliza la ruta que conecta la península con las Canarias?  R. Los pasajeros que viajan en nuestra línea son variados. Tenemos residentes canarios que viajan a la península para realizar gestiones o de vacaciones, nacionales no residentes en Canarias que van a pasar sus vacaciones, extranjeros que se embarcan para pasar alguna temporada o efectivos de los cuerpos de seguridad del Estado que son trasladados a las Islas. El hecho de poder viajar con vehículo, ya sea coche, moto o caravana, supone una gran comodidad para los pasajeros.  P. ¿Qué importancia tiene esta línea que une ambos territorios?  R. Es de vital importancia para poder realizar un suministro continuo de todo aquello que las Islas demandan, al igual que es importante poder distribuir a la península y a través de ella aquellos productos que nos proporcionan las Canarias. P. ¿Qué te empujó a querer ser capitana de barco?  R. La necesidad de superación y de obtener nuevas responsabilidades. Pero, sobre todo, el orgullo profesional de llegar hasta lo más alto, y lo más alto en la marina mercante es estar al mando del barco.  P. ¿Qué significa para ti ser capitana de barco en un mundo en el que predomina el género masculino?  R. Significa poder demostrar a las nuevas generaciones que con constancia y esfuerzo se puede llegar a donde te propongas. Me siento orgullosa de pertenecer a una empresa donde te miran como a una profesional; donde valoran esa constancia y ese esfuerzo depositando toda su confianza en ti.  P. A pesar de ser la capitana del barco, navegar es cuestión de equipo, ¿no?  R. Por supuesto, son tres departamentos los que tienen que trabajar en equipo con un fin común: ofrecer lo mejor al cliente, ya sean pasajeros o carga.  La capitana Cristina González en el puente de mando. Foto: Cristina Sánchez P. ¿Cómo es el día a día en alta mar?  R. Ningún día es igual al anterior, ya que todos los días surge algo diferente. En un barco tan grande siempre sucede algo que hace que los días sean únicos.  P. Con tanto tiempo fuera de casa, ¿sientes el barco como tu hogar y a la tripulación como tu familia?  R. Sí. Realmente se pasa más tiempo en el barco que en tu propia casa; al final el barco se ha convertido en mi hogar. Yo siempre he pensado que el barco lo hace la tripulación. Si esta tiene ese sentimiento de unión, cualquier cosa se puede superar.  P. ¿Se hace difícil alejarse continuamente de tierra firme?  R. En mi caso, cuando entro en el barco, entro en aquello que más me gusta hacer. En un buque, la cabeza está permanentemente trabajando, por lo que no hay espacio para pensar si estar fuera de casa es difícil o no. Quizás habría que plantearlo de otra manera: ¿a los que dejas en tierra se les hace difícil que tú estés tanto tiempo fuera de casa?  P. ¿El amor y tranquilidad que ofrece el mar lo compensa?  R. Tener la suerte de trabajar en lo que te gusta compensa muchas cosas.  P. ¿Cuál es tu instante preferido cuando estás al mando del barco?  R. Para mí, el momento más especial es la maniobra. Me gusta sentir que el barco hace lo que yo le pido. Disfruto pensando en ellas y me gusta mejorarlas. TEXTO: PAULA NIETO FOTOS: CRISTINA SÁNCHEZ


Read more
Asset Publisher

Fort Lauderdale

Sun, Beach, and Endless Fun


From

Ibiza

Balearic Islands, Spain,


From

Asset Publisher
Cinco parajes naturales que visitar en Mallorca

Cinco parajes naturales que visitar en Mallorca

  Albufera de Alcúdia La Albufera de Alcúdia, situada entre los municipios de Muro y Sa Pobla, es una de las áreas húmedas más destacadas y extensas de las Baleares, abarcando una superficie de 2,036.23 hectáreas. Parte de los humedales se formaron en la era terciaria, aunque la zona húmeda actual se desarrolló hace menos de 100,000 años. Por otro lado, las dunas litorales son más recientes, con aproximadamente 10.000 años de antigüedad. La Albufera de Alcúdia ofrece la oportunidad de realizar rutas a pie y en bicicleta, lo que la convierte en un destino ideal para ir en familia y disfrutar de un día diferente en la isla. Durante estas rutas, se puede explorar la belleza natural de los humedales, observar aves y sumergirse en un entorno tranquilo.     Cuevas del Drach Las Cuevas del Drach están consideradas como las cuevas más espectaculares de Mallorca y se encuentran en la costa este de la isla, en la localidad de Porto Cristo. Esta belleza natural está compuesta por cuatro cuevas interconectadas: la Negra, la Blanca, la de Luis Salvador y la de los Franceses. Con una profundidad de 25 metros y una longitud de 2,4 km, estas cuevas se formaron hace 11 y 5,3 millones de años. El punto destacado de las Cuevas del Drach es el lago Martel, uno de los lagos subterráneos más grandes del mundo. Con 170 metros de largo, 30 metros de ancho y una profundidad de 4 a 12 metros. Durante la visita, se puede disfrutar de un concierto de música clásica en el anfiteatro, donde las luces se apagan y los músicos aparecen en barcas iluminadas, creando una experiencia mágica. Al finalizar el concierto, se puede cruzar el lago en una pequeña embarcación, añadiendo un toque especial a la visita.   Parque natural de Es Trenc-Salobrar El Parque Natural de Es Trenc-Salobrar de Campos protege un área total de 3,768 hectáreas. Esta zona se caracteriza por sus dunas y vegetación, así como por la arena blanca y aguas cristalinas de las playas del Marqués, Es Trenc y Ses Covetes. Es un lugar imprescindible para visitar en Mallorca en verano y disfrutar de un buen chapuzón en playas vírgenes.   Parque natural de Mondragó El Parque Natural de Mondragó fue declarado reserva natural en 1992 y abarca un conjunto de calas y barrancos situados entre Portopetro y Cala Figuera. En Mondragó, desembocan dos torrentes, el torrente de S'Amarador y el de ses Coves del Rei, lo que crea las zonas húmedas de S'Amarador y Font de n'Àlis (conocida como cala Mondragó). Además de las dos calas principales, en el parque natural se pueden encontrar el caló d'en Borgit, el caló d'en Perdiu y el des Sabinar.  El parque destaca por sus paredes de piedra en seco, las barracas ‘de roter’ utilizadas por los agricultores para guardar el ganado, así como los hornos de cal y las carboneras. Un entorno idílico donde desconectar y disfrutar de la pura esencia mediterránea.   Reserva natural de Sa Trapa La Reserva Natural de Sa Trapa es una joya natural que ofrece unas vistas espectaculares de Sa Dragonera y cala en Basset desde el mirador del monasterio de Sa Trapa, hogar de los antiguos monjes trapenses (de ahí la denominación de Sa Trapa). Se puede realizar una preciosa excursión a pie desde el Coll de Sa Gramola (3 horas y 30 minutos, no circular) o desde Sant Elm (2 horas circular) para llegar hasta el monasterio y mirador. Este lugar es perfecto para conectarse con la naturaleza y disfrutar de la belleza escénica que Mallorca tiene para ofrecer.        


Read more
Cristina González: «El barco se ha convertido en mi hogar»

Cristina González: «El barco se ha convertido en mi hogar»

Cristina González Cuétara (Cabezón de la Sal, Cantabria) comenzó su andadura en el mar como alumna en el Hospital Esperanza del Mar (ISM) en el año 2003, y desde entonces no ha dejado de navegar. Ahora, desde el mes de mayo de este año, se encuentra al frente de uno de los buques de Baleària, que realiza una labor de transporte esencial entre la península y las Islas Canarias y cuya ruta ha cumplido, esta semana, dos años.  P. ¿Qué tipo de cliente utiliza la ruta que conecta la península con las Canarias?  R. Los pasajeros que viajan en nuestra línea son variados. Tenemos residentes canarios que viajan a la península para realizar gestiones o de vacaciones, nacionales no residentes en Canarias que van a pasar sus vacaciones, extranjeros que se embarcan para pasar alguna temporada o efectivos de los cuerpos de seguridad del Estado que son trasladados a las Islas. El hecho de poder viajar con vehículo, ya sea coche, moto o caravana, supone una gran comodidad para los pasajeros.  P. ¿Qué importancia tiene esta línea que une ambos territorios?  R. Es de vital importancia para poder realizar un suministro continuo de todo aquello que las Islas demandan, al igual que es importante poder distribuir a la península y a través de ella aquellos productos que nos proporcionan las Canarias. P. ¿Qué te empujó a querer ser capitana de barco?  R. La necesidad de superación y de obtener nuevas responsabilidades. Pero, sobre todo, el orgullo profesional de llegar hasta lo más alto, y lo más alto en la marina mercante es estar al mando del barco.  P. ¿Qué significa para ti ser capitana de barco en un mundo en el que predomina el género masculino?  R. Significa poder demostrar a las nuevas generaciones que con constancia y esfuerzo se puede llegar a donde te propongas. Me siento orgullosa de pertenecer a una empresa donde te miran como a una profesional; donde valoran esa constancia y ese esfuerzo depositando toda su confianza en ti.  P. A pesar de ser la capitana del barco, navegar es cuestión de equipo, ¿no?  R. Por supuesto, son tres departamentos los que tienen que trabajar en equipo con un fin común: ofrecer lo mejor al cliente, ya sean pasajeros o carga.  La capitana Cristina González en el puente de mando. Foto: Cristina Sánchez P. ¿Cómo es el día a día en alta mar?  R. Ningún día es igual al anterior, ya que todos los días surge algo diferente. En un barco tan grande siempre sucede algo que hace que los días sean únicos.  P. Con tanto tiempo fuera de casa, ¿sientes el barco como tu hogar y a la tripulación como tu familia?  R. Sí. Realmente se pasa más tiempo en el barco que en tu propia casa; al final el barco se ha convertido en mi hogar. Yo siempre he pensado que el barco lo hace la tripulación. Si esta tiene ese sentimiento de unión, cualquier cosa se puede superar.  P. ¿Se hace difícil alejarse continuamente de tierra firme?  R. En mi caso, cuando entro en el barco, entro en aquello que más me gusta hacer. En un buque, la cabeza está permanentemente trabajando, por lo que no hay espacio para pensar si estar fuera de casa es difícil o no. Quizás habría que plantearlo de otra manera: ¿a los que dejas en tierra se les hace difícil que tú estés tanto tiempo fuera de casa?  P. ¿El amor y tranquilidad que ofrece el mar lo compensa?  R. Tener la suerte de trabajar en lo que te gusta compensa muchas cosas.  P. ¿Cuál es tu instante preferido cuando estás al mando del barco?  R. Para mí, el momento más especial es la maniobra. Me gusta sentir que el barco hace lo que yo le pido. Disfruto pensando en ellas y me gusta mejorarlas. TEXTO: PAULA NIETO FOTOS: CRISTINA SÁNCHEZ


Read more