Menorca, la isla del buen comer

Elige destino  /   /  By Comunicacion

De la gastronomía de Menorca se hablará y mucho. Quizá sea la menos visible de las Baleares en eso del star system de los fogones, pero ella va a su ritmo, el natural, el que la ha situado como uno de los destinos más sostenibles del mundo y una de las islas con más personalidad del Mediterráneo, y que ha sido declarada Región Europea de la Gastronomía 2022.

Ya en su día hablamos de los productos “Made in Menorca” y de por qué resultan tan irresistibles para paladares exigentes. En esta ocasión nos embarcamos en un viaje de 365 días que nos permitirá descubrir los eventos gastronómicos más destacables del calendario menorquín y conocer un poco más sobre la cultura culinaria de la más verde de las islas.

Empezamos el año con la iniciativa “Dimecres és dia de brou!”, que nos brinda la posibilidad de disfrutar, todos los miércoles hasta el 29 de enero, de un plato tradicional de cuchara: el brou menorquí. De genética muy similar al cocido madrileño o la escudella catalana, el brou ha estado durante mucho tiempo relegado al ámbito doméstico pero, desde hace seis años, se puede degustar en algunos restaurantes de la isla.

También en invierno, concretamente en el frío mes de febrero, se celebran dos eventos con los que se busca valorizar los productos que dan el campo y el mar. Abren el mes las Jornadas de Pescado de Menorca durante las cuales bares y restaurantes de la isla ofrecen menús elaborados con el mejor pescado y marisco local. Después llegan las Jornadas Gastronómicas de la Perdiz, un ave muy apreciada en la culinaria tradicional menorquina.

La primavera trae otros dos eventos gastronómicos de calado. El primero en celebrarse, en el mes de marzo, es el dedicado a promocionar la carne de vaca de raza menorquina, una de las mejores carnes de vacuno del mercado por su sabor, melosidad y propiedades. Ya en el mes de abril abre sus puertas la Fira Arrels, considerada por muchos “el ágora de la gastronomía menorquina”. En ella se dan cita durante dos días productores y cocineros con el fin de dar visibilidad al producto y la cocina de la isla.

Antes del verano, entre principios y mediados de junio, llega otro de los clásicos del calendario gastronómico isleño: “Menorca en el plato”. Durante diez días, los bares y restaurantes participantes ofrecen a los comensales menús basados en la cocina y el producto local, con especial atención a los postres.

Y justo en las postrimerías del verano, hacia finales de septiembre, se celebra la Mostra de Cuina Menorquina, decana de las celebraciones culinarias en la isla. Diez días dedicados a la cocina de raíz, de corte tradicional o revisada según las nuevas tendencias, que alegran los estómagos de residentes y visitantes.

Éstas son solo algunas pinceladas de toda la actividad gastronómica que se desarrolla en Menorca a lo largo del año. Disfrutar del buen comer es afortunadamente inevitable en la isla balear. 

Artículos relacionados

Chefchaouen, una de las ciudades más variopintas del norte de Marruecos, se alza en la ladera de...

¿A qué sabe la Navidad en Canarias? A muchas cosas pero si hubiera que elegir solo una (esperemos...

No se sabe con certeza por qué el joven arquitecto catalán Enrique Nieto llegó a Melilla a...

Deja tu comentario