Port d’Alcúdia: la otra puerta de Mallorca

Embárcate  /   /  By Comunicacion

El port d’Alcúdia, al norte de Mallorca, es una de las grandes apuestas comerciales de la Autoritat Portuària de Balears (APB), en la que Baleària es uno de los grandes actores y responsables de su crecimiento, con varias operaciones diarias que unen la isla con la península a través de Barcelona y también con Ciutadella, en Menorca, como paso prácticamente natural entre ambas islas.

Y es que, lo más lógico para una naviera es unir los dos puertos comerciales más próximos con sus barcos, minimizando en lo posible el tiempo de navegación, acercando lugares y viajeros, y dinamizando el comercio con las islas. Baleària y la Autoritat Portuària de Balears van de la mano para hacer crecer el puerto, la economía y el turismo de esta parte de Mallorca: Alcúdia, un municipio de cerca de 20.000 habitantes convertido en la segunda puerta de Mallorca, una puerta cada vez más grande. 

Terminal del port d’Alcúdia (foto: Autoritat Portuària de Balears).

La L de Baleària

Este puerto del norte es el pivote de una de las líneas más dinámicas de la naviera: la que zarpa de Barcelona antes de medianoche con pasajeros, vehículos, mercancías y sus conductores. Aun de noche, el barco ya llega al norte de Mallorca y se convierte en el gran proveedor de productos que proceden desde diferentes lugares de la península para surtir a los comercios de buena parte de la isla. Tras una breve escala, vuelve a zarpar y pone rumbo al puerto de Son Blanc, en Ciutadella, en servicio desde 2011 y que fue apuesta de Baleària desde el primer momento para la realización de esta línea.

Con la llegada al puerto del oeste de Menorca, la L marítima queda completada, igual que el primer servicio Alcúdia – Ciutadella del día, que cumple la misión de puente entre ambas islas. Una conexión que al cabo de pocas horas se revierte con un trayecto en sentido contrario: Ciutadella-Alcúdia con nuevos pasajeros, vehículos, camiones y sus conductores. Estos últimos, en buena parte, son los mismos que han viajado por la noche y con la escala han tenido tiempo suficiente para descargar lo transportado, algo que también sucede en Alcúdia una vez en barco vuelve a llegar para realizar una escala igualmente breve, que ronda los 60 minutos, más que suficiente para todas las operaciones de bodega. Con todo a bordo, el ferry de Baleària asignado a esta línea vuelve a salir de Alcúdia para poner rumbo a Barcelona, donde llega por la tarde. Amarrado y con todos desembarcados, todo vuelve a empezar y en una rotación idéntica, regresará al norte de Mallorca y el oeste de Menorca.

Como refuerzo a la doble operación diaria Mallorca – Menorca, Baleària también ofrece desde Alcúdia un servicio interinsular con barcos de alta velocidad que en poco más de una hora unen ambos puertos para acercar ambas islas respondiendo a una demanda creciente, siendo verdaderos puentes interislas.

El ‘Martin i Soler’ rumbo a Alcúdia.

La importancia del puerto de Alcúdia

Aunque el puerto tiene larga historia, Alcúdia empezó a despuntar a nivel comercial en la última década del siglo pasado y en los primeros años 2000. Esto fue en buena parte por la apuesta de navieras como Baleària que vieron en este lugar un excelente complemento para las operaciones en Mallorca. En respuesta a la demanda creciente, la APB movió ficha y amplió sus instalaciones, tanto en la mejora y construcción de muelles como en la edificación de una estación marítima de más de 3.500 metros cuadrados junto a sus pasarelas fijas y móviles, que dan servicio a los miles de viajeros que optan por Alcúdia como puerta de Mallorca.

Las cifras evidencian lo anterior y registran un crecimiento exponencial: si en 1998 pasaron 37.500 pasajeros por Alcúdia, en 2008 esta cifra se multiplicó hasta los 148.500 y el año pasado creció aún más, alcanzando los 534.000 viajeros, un periodo en el que las mercancías transportadas superaron el millón de toneladas, siendo Baleària la gran protagonista de este incremento, pues según las cifras del año pasado se aumentó un 12% el número de pasajeros y un 25% los metros lineales de carga en este puerto, convertido en la otra entrada (y salida) de Mallorca y en el que la APB sigue realizando trabajos de mejora tanto desde el punto de vista técnico como hasta estético, con la integración entre estas instalaciones y su entorno.  Suma y sigue.   

Javier Ortega Figueiral | @sr_JOF                              

Artículos relacionados

Jennifer Fuentes (Puerto de la Cruz-Tenerife, 1988) creció entre barcos, en un municipio marinero...

La Fundación Baleària ha cumplido 15 años. A lo largo de este tiempo, la entidad ha trazado una...

El medio ambiente y su conservación exigen que las empresas adopten medidas para paliar la huella...

Deja tu comentario