Viajar en ferry con perro [Parte 1]: preparando la travesía

Embárcate  /   /  By Comunicacion

Si viajar en sí ya es de las cosas que más nos gusta hacer, hacerlo con todos los miembros de nuestra familia todavía lo disfrutamos más. En Baleària entienden que las mascotas son uno más y por eso son tratados como V.I.P. (Very Important Pet).

¿Cómo prepararse ante un viaje con nuestra mascota?, ¿cómo habituar a nuestro perro a un viaje en barco?. Aquí van unos consejos para que vuestra experiencia a bordo sea un momento inolvidable. Y todo lo que a continuación encontrarás, bajo las medidas de seguridad que ha implantado la naviera para que este verano digas: ‘#MeVoySeguro con toda mi familia’.

Educando a nuestro perro para un viaje en ferry

Antes que nada, debes saber que estos consejos son una guía orientativa. Cada caso y situación merece un procedimiento adaptado a las condiciones del pasajero con su perro y de las prestaciones del buque. Si tu perro no está acostumbrado a viajar en ferry o es muy sensible a los entornos nuevos, es importante habituarlo a todo aquello con lo que tendrá que enfrentarse. La clave está en conseguir una primera impresión en positivo.

En esta primera parte de consejos repasaremos los aspectos fundamentales a tener en cuenta las semanas previas al viaje.

¿Es la primera vez que tu perro viaja? Tienes tres retos a superar:

  • Adaptarse a un entorno nuevo con obstáculos, sonidos y olores extraños.
  • Tolerar la presencia de otras mascotas excitadas o asustadas y sus acompañantes humanos.
  • Aceptar quedarse en un entorno durante varias horas sin la presencia de su compañero humano.

Dos semanas antes: preparando el viaje

Para evitar malestar durante el embarque o la travesía, sería aconsejable exponerlo a todas las situaciones que tendrá que afrontar cuando llegue el día de viajar.

1º) Lleva a tu perro a los pipicanes de tu zona que tengan incorporados obstáculos de Agility y empieza a enseñarle a superarlos poco a poco como si fuera una juego y recompensando cada esfuerzo. Aprender a subir obstáculos y realizar ejercicios físicos nuevos, es considerado una de las actividades de superación y autoestima mas eficaces. Le dará la confianza necesaria para dejar su zona de confort y salir a explorar el mundo.

2º) Si tienes un perro sensible, ya sea emocional o sensitivamente, tendrá miedo a todo lo nuevo que se mueva o emita sonidos y vivirá un entorno hostil. Desconfiará de otros perros y personas. Edúcalo en control de estímulos y adopta la posición de padre/madre cuidador que no solo defiende a su perro de peligros, si no que le enseña buenos modales caninos y humanos. No le permitas atribuirse el papel de guardián. Déjale claro que eres tú quien controla el entorno y quien protege a los suyos. Permítele desconectar y que pueda relajarse y disfrutar de la travesía.

3º) Si no está habituado a permanecer durante unas horas dentro de un transportín de viaje o casita de calma, es muy importante que se habitúe a ello de antemano en positivo. Cuando consigas que tu perro considere su transportín, su zona de confort y descanso, entonces también aceptará los kennels o casitas, como “cuevas” privadas que le darán seguridad y por lo tanto calma. Si es un perro pequeño, lo ideal es introducir su propio transportín dentro de las casitas de calma del ferry o fast ferry.

4º) Los perros de raza catalogados como “Perros Potencialmente Peligrosos” (PPP) o que muestren una conducta agresiva hacia personas u otros perros, deberán llevar el bozal puesto siempre, pudiendo quitárselo solo cuando estén dentro de su casita de calma o en el camarote ‘pet friendly’. Si no están acostumbrados a llevar bozal, es muy importante que los habitúen en positivo un par de semanas antes de empezar el viaje.

 Amparo Fortea | Profesora y especialista en conducta canina

Artículos relacionados

Rafa Navarro, DPA/CSO de Baleària Rafa Navarro (Jerez de la Frontera, 1983) lleva casi una...

Baleària está trabajando en un nuevo proyecto en el ámbito de la innovación y la sostenibilidad:...

Y un verano más, las islas Pitiusas se convirtieron en mi hogar durante el verano. Ibiza: la...

Deja tu comentario