Inicio
Guías de viaje
Historias del mar
Planeta sostenible
Mundo curioso

Vuelven los avistamientos de fauna marina a bordo

cronica9-768x576baja (1)
Por Ricard Gutiérrez (Pelagicus)

Durante el mes de septiembre de 2021, la organización Pelagicus realizó a bordo del buque Rosalind Franklin de la flota de Baleària la primera jornada de fauna marina vertebrada pelágica del año.

La organización de estas jornadas se enmarca en la colaboración establecida entre la Fundació Baleària y Pelagicus para posibilitar acciones formativas aprovechando los trayectos que Baleària realiza dentro del ámbito de actuación de la asociación.

Se trata de una acción formativa y de estudio para incrementar el conocimiento de las especies de aves, cetáceos, tortugas y grandes peces marinos del Mediterráneo, así como capacitar a personal para poder hacer un seguimiento de ellos desde los barcos.

 


 

La jornada se centró en la identificación y recuento entre Mallorca y Catalunya, desde el ferry y a lo largo de casi 100 millas náuticas de navegación. Así, los participantes aprendieron a usar técnicas de censo de aves, cetáceos, tortugas y algunos peces como atunes.

 

Censando desde el Rosalind Franklin

Provistos de prismáticos, GPS y cámaras, el censo empezó al costado de estribor del barco. La fauna observada fue diversa. Comparativamente hubo pocas aves marinas. Las pardelas baleares estaban de retorno a sus lugares de cría baleares y había pocas, mientras que sus parientes mayores, las cenicientas, ya se preparaban para viajar al hemisferio sur después de la cría. Mar adentro, grupos del amenazado de extinción fumarel común migraban al sur, uno de ellos asociado a un gran atún que a su vez perseguía un banco de peces.

El primer cetáceo detectado fue uno raro. Un zifio de Cuvier Ziphius cavirostris, a medio camino de Mallorca y Barcelona. También en alta mar apareció una tortuga careta adulta, de las que están empezando a nidificar en nuestras costas, y que presentaba los típicos crustáceos enganchados a su caparazón.

 


 

Otros delfines observados fueron una pareja de mulares y cinco grupos, con un total de 20 ejemplares, de delfín listado. Se da la circunstancia de que dos de estos grupos incluían crías, de escasamente 50 centímetros, asociados a adultos.

Estando en momento de migración de aves, aparecieron algunas terrestres en el recorrido de censo. El más celebrado fue un aguilucho cenizo, una especie de estepas cerealistas de retorno a África vía Mallorca en este caso. Las golondrinas comunes se sucedían en dirección sur y, bien lejos de la costa, dos adultos de lavandera boyera también rumbo a África, parecía que querían pararse en el barco.

Cada viaje es un poco diferente. Se ha cerrado uno con las especies marinas migrantes y las de otoño e invernantes aún por llegar. Los próximos meses se podrá ver el paso de las pardelas cenicientas del Mediterráneo central y oriental y la llegada de gaviotas cabecinegras invernantes, entre otras especies. Las condiciones de productividad del mar seguramente atraerán otros cetáceos y se espera seguir monitorizándolos desde los buques de Baleària.

Marta Mateo: «Cada vez somos más mujeres al mando»
Baleària: 15 años de servicio fiable, cómodo y orientado al cliente

Tu aventura en las Islas comienza con Baleària

¡Descarga la tuya!

LOGO_TRAVELGUAU_WEB
Cuanto más viajas… ¡mejor es el viaje!
Tres historias hechas realidad a bordo
Vuelven los avistamientos de fauna marina a bordo