Málaga

Málaga

Viajar a Málaga

Embarcarse en un ferry a Málaga supone conocer una ciudad con muchas aristas. Las opciones que ofrece la capital de la Costa del Sol son infinitas: conocer su centro histórico, la zona moderna y deportiva del puerto o perderse entre sus múltiples museos… sin olvidarnos, por supuesto, de su rica y variada gastronomía.

Qué ver en Málaga

Los mejores secretos de Málaga están en el centro y casco histórico de la ciudad. Por ejemplo, puedes arrancar la visita a la ciudad con un paseo por la Alameda principal para después continuar por el parque de Málaga, hasta finalizar en una visita a cualquiera de las dos principales atracciones de la ciudad: la plaza de toros de la Malagueta o la Alcazaba. ¿O por qué no las dos? Para terminar, ¿qué tal si optas por subir al Castillo de Gibralfaro?

Qué hacer en Málaga

Si has embarcado tu coche en el ferry de Baleària para viajar a Málaga, aprovecha para descubrir las playas menos masificadas y más naturales, como Maro, Cabopino o Cantarriján. Si prefieres conocer los Montes de Málaga y deleitarte con cualquiera de las panorámicas que ofrecen sus miradores, no tendrás que viajar mucho. El Parque se encuentra a menos de 5 km de la ciudad. Y ya que los visitas, no te marches sin probar alguno de los deliciosos platos autóctonos de la zona.

Si Málaga ha cambiado por completo en un aspecto, ha sido en el de los museos. Pompidou, Picasso, Carmen Thyssen… ¡tienes para elegir!

Cómo llegar a Málaga

Una forma cómoda de desplazarte hasta Málaga es con la ruta de barco de Melilla a Málaga que ofrece Baleària. En el siguiente enlace tienes toda la información para conocer los horarios y empezar a planear tu próximo viaje a Málaga.