Oscar Camps: «Ningún migrante debería morir en el Mediterráneo»

Por Raúl Alonso. Fotos: Pablo Tosco, Kepa Fuentes y Getty


pablo-tosco

El Mediterráneo es el mar que le ha visto crecer y también, desde, que fundó Proactiva Open Arms, su escenario de trabajo. De sus aguas, la ONG que fundó en 2015 ha rescatado a más de 66.000 migrantes. Ocho años de activismo en primera línea que le han convertido en un personaje público influyente.

 

P. ¿Qué diferencia al Oscar Camps de 2015 del de 2023?

R. Aquel Oscar Camps no existe. Ha sido reemplazado por el personaje público del fundador de Open Arms. Mi vida ha quedado relegada a ‘propinitas’ para ver a la familia, si hay tiempo. Cuando veo un niño de 12 años con una sudadera de Open Arms, estoy obligado a seguir, sé que no puedo fallarle. ¡Ojalá no hiciéramos falta! Nosotros queremos dejar de hacer lo que hacemos. Lo que queremos es volver a casa, que las administraciones y los gobiernos hagan su trabajo.


P. ¿Las leyes del mar son más humanas que las políticas sobre migraciones?

R. Fueron los profesionales del mar quienes las hicieron, pero la intervención de los políticos las han pervertido con interpretaciones de dudosa credibilidad del derecho marítimo y de los convenios internacionales. La ley del mar siempre estuvo para proteger la vida humana y hoy, en las aguas internacionales del más pequeño de todos estos mares, se dice que hay inmigrantes. Pero en ese agujero legal del mundo, lo que nosotros vemos son náufragos a la deriva cuyas vidas corren peligro, y lo dicen todos los convenios internacionales.


P. ¿Qué dice a quienes plantean la ilegalidad de la acción de Open Arms?

R. Llevamos ocho años siendo investigados y nunca hemos tenido ninguna denuncia. Lo único que pueden hacer es bloquear nuestros tres barcos, administrativamente, cuando les conviene, porque no quieren que salgamos. Nos hacen unas inspecciones brutales. Pero nosotros sí hemos denunciado a oficiales de la Guarda Costera italiana, a los guardacostas griegos, al primer ministro italiano y al señor Salvini, que lo tenemos en juicio acusado de secuestro. 


P. ¿Por qué molesta tanto su intervención?

R. Yo no me meto en política, lo único que decimos es que no es necesario que alguien muera, se les tiene que rescatar y poner a salvo en un puerto seguro, tal como dicen los convenios internacionales. Luego ya se verá en qué situación administrativa se encuentran esas personas y se tomarán las decisiones que sean, pero dejar que el mar haga el trabajo sucio es una muy fea política, es la necropolítica.

 


P. Le he oído afirmar que no hay valentía política…

R. Pero la habrá en los próximos políticos, al igual que en las próximas generaciones. Por eso tenemos nuestro proyecto de sensibilización y educación en los colegios, porque hay que tener fe y volver a inculcar los valores de siempre. No se puede cambiar la mentalidad de un continente en cinco años, pero sí en 20. Si la sociedad está de acuerdo y las entidades y las empresas son valientes, todo puede cambiar. Ese es el activismo del siglo XXI, no el que pone tiritas sino el que hace cambiar las ideas para que la sociedad obligue a los políticos a que cumplan. Que las empresas se posicionen es para nosotros un acto de valentía, porque no quieren ser cómplices, y esto no es un concepto político, es una recuperación de los valores primigenios.


P. ¿Qué titular tendría que leer para colgar los guantes?

R. El día que las administraciones y gobiernos cumplan con sus responsabilidades y obligaciones, volveremos a casa, y nos dedicaremos a otra cosa. El verdadero objetivo de Open Arms es desaparecer.

 

P. Mientras tanto, ¿qué puede hacer quién quiera ayudar?

R. Empezamos como socorristas, luego tuvimos que buscar marinos y, tal como se pusieron las cosas, ampliar la estructura con abogados. Es importante, porque hay que defenderse de los ataques y porque no solamente rescatamos vidas, también denunciamos a los que incumplen responsabilidades y convenios. Ahora necesitamos donantes recurrentes, que la gente que cree en lo que estamos haciendo, se posicione. No queremos mucho dinero de poca gente sino muy poco de muchísima. Eso querrá decir que lo que estamos haciendo es lo que la sociedad quiere que hagamos. Debemos seguir siendo sostenidos por la sociedad civil, como hasta ahora. En nuestro caso, el 96% del presupuesto proviene de dinero privado de donaciones y el resto, del merchandising, lo que nos permite mantenernos autónomos e independientes para poder denunciar lo que vemos.

 


El Mediterráneo: La ruta hacia Europa

«Es un mar de cultura y de encuentro, aunque en estos últimos años lamentablemente es también un mar de muerte». El fundador de Open Arms asegura que nadie sabe cuántas personas se han ahogado en su fatal ruta hacia Europa. La Organización Mundial de Migraciones habla de 30.000, pero la estimación de otras es de al menos 40.000 vidas. «Nosotros hemos visto muchos naufragios, pero ¿cuántos habrán ocurrido en los que ninguno de nuestros barcos estaba presente?».

 

'Mditerráneo', La Película
Oscar Camps vs. Eduard Fernández

«Eduard me invitaba a tomar paella en su casa con la excusa de estudiar el guión de la película Mediterráneo, hasta que me di cuenta de que lo que hacía para estudiar mis gestos». Y Oscar Camps ríe al recordar la anécdota. El activista habla de su yo cinematográfico en términos de amistad, aunque asegura ver «una magnificencia» que él no identifica como propia: «La película sirvió para crear una relación que no existía, aún nos seguimos hablando». 

 

 

Josep Vicent Mascarell: «De Baleària se es; en el negocio se está»
Marta Isern: «Hemos crecido porque formamos un buen equipo»

Tu aventura en las Islas comienza con Baleària

¡Descarga tu guía!

LOGO_TRAVELGUAU_WEB
Marisa Llopis: «Me sigo emocionando al recordar la llegada del 'Federico García Lorca'»
Mayte Saucedo: «Nos gusta que el cliente sienta la calidad humana y que es importante para nosotros»
Antonio García: «Somos una empresa reconocida por la sociedad»