Inicio
Guías de viaje
Historias del mar
Planeta sostenible
Mundo curioso

Disfrutando del mar otoñal de Ibiza

Un-mar-otoñal-encantador-prbaj

Visitar Ibiza es un placer durante todo el año, pero las posibilidades de disfrutar plenamente de la mayor de las Pitiusas se multiplican cuando llega el otoño.

 

Pasado el verano, la intensa temporada alta y el bullicio, el otoño da paso a la calma, a una tranquilidad contenida en la que se mantiene la actividad general de la isla pero con menos gente y colas. Todo sigue abierto pero mucho más accesible y cómodo. Poder llegar con el vehículo hasta cualquier playa o cala y aparcar sin problemas es impagable.

 

Y como no, en esta estación de sosiego, los precios también se relajan. Por ello, es el mejor momento de viajar y sumergirnos en sus aguas, ya sea para bucear o, como ahora os recomendamos, para disfrutar del snorkel en un mar que se mantiene templado, mucho más caliente que en primavera y que siempre nos ofrece calas y playas con aguas transparentes y llenas de vida.

 

Con unas sencillas gafas y un tubo tenemos el equipo necesario. Y aunque encontraremos el agua a una media de 23º durante el otoño, perfecta para el baño cómodo, los más frioleros pueden ponerse una licra o un neopreno fino y alargar su estancia en el agua.

 

Si queremos permanencias más largas, un traje fino es suficiente


Sin duda, la vida sumergida también se muestra más confiada, ya no hay tantos usuarios ni tantas embarcaciones ni ruido, y los peces y demás habitantes de los fondos someros están más confiados y nos permiten mayores acercamientos  para observarlos.

 

Además, una de las cosas que no podemos perdernos es el florecimiento de la posidonia. Y es que esta planta, que tantas virtudes y beneficios genera a nuestro entorno, es precisamente durante el otoño cuando florece. Una exótica peculiaridad que no pasa todos los años, ya que unos otoños florece y otros no, pudiendo pasar años hasta que se repita este fenómeno.

 

El pez aguja se confunde con la hoja de posidonia
 

Nos sorprenderá la cantidad de vida que albergan las tupidas praderas de posidonia, donde muchísimas especies se esconden entre sus hojas, sobre todo los alevines o crías de peces y pequeños crustáceos. También el otoño es perfecto para encontrarnos con el Syngnathus o pez aguja, que se camufla a la perfección y pasa casi inadvertido como una hoja de posidonia.

 

Así que este otoño os invitamos a embarcar, provistos de gafas de bucear y, sobre todo, de las ganas de disfrutar de una isla con el mar más acogedor.

 

Las praderas de posidonia acogen mucha vida

Baleària: fiabilidad en el transporte de mercancías
El Born más artesano

Tu aventura en las Islas comienza con Baleària

¡Descarga la tuya!

LOGO_TRAVELGUAU_WEB
Melilla: modernista, española y divina
Disfrutando del mar otoñal de Ibiza