Almería y Cabo de Gata en 48 horas

Brújula  /   /  By Comunicacion

Con más de 320 días de sol al año, Almería y la costa de Cabo de Gata se convierten en un perfecto destino invernal. Las temperaturas son suaves y el turismo desciende para dar paso a la verdadera esencia local. Tanto la capital como el Parque Natural ofrecen mucho más que preciosas playas y un paisaje desértico.

Nos vamos al sur. Tierra de piratas, la provincia almeriense es un destino a descubrir. Su orografía le ha permitido estar aislada hasta no hace mucho, manteniendo las tradiciones que sacan partido a su mayor activo: el Mediterráneo.

Los privilegiados que viajen sin tiempo sabrán deleitarse con las múltiples opciones que ofrece la región. Pero si tienes sólo un fin de semana, te explicamos como aprovecharlo al máximo.

Almería:

10.00

La Alcazaba. Dos recintos islámicos y un castillo cristiano forman parte hoy del Conjunto Monumental de la Alcazaba, ubicada en un cerro desde el que se domina toda la capital almeriense. Sus tres recintos ofrecen un paseo por preciosos jardines y estupendas vistas panorámicas. Los amantes de Juego de Tronos, además, sabrán que el recinto fue usado en el rodaje para convertirse en Lanza del Sol, la capital de Dorne, haciendo la visita aún más interesante.

12.00

Catedral. Un paseo por el centro histórico permite descubrir bonitas callejuelas y lugares como el mercado de abastos, perfecto para entender la rica agricultura local. Otro espacio de interés es la Plaza de la Catedral, donde se levanta este templo del siglo XVII. Se trata de un edificio muy singular, ya que se construyó con doble motivo: para el culto y, también, para defender a la ciudad de los ataques de los piratas berberiscos.

14.00

De tapas. La calle Jovellanos es un buen lugar para disfrutar de la gastronomía almeriense a base de tapas. En ella se encuentra un clásico local de toda la vida: Casa Puga. Justo enfrente se ubica Entremares, con pinta de chiringuito de playa. Y, a dos pasos, opciones como la Taberna Nuestra Tierra, El Jurelico o La Plazuela, cada uno de ambiente distinto.

Las diferentes localizaciones de Juego de Tronos en Almería aportan un atractivo extra para los turistas aficionados a la serie

17.00

Cable Inglés. También conocido como Cargadero de Mineral de El Alquife, esta infraestructura es un estupendo ejemplo de la arquitectura del hierro de comienzos del siglo XX. Se ubica entre el puerto comercial y el puerto deportivo de Almería y permite una caminata por la playa de las Almadrabillas hasta el atardecer.

21.00

El Toyo. A las afueras de la capital, esta barriada cuenta con los mejores hoteles, amplias playas para pasear y una interesante oferta de relax para acabar el día.

Cabo de Gata:

10.00

Paseo playero. Los Genoveses, Barronal o El Mónsul son algunas de las playas más bonitas de Cabo de Gata. En un paisaje desértico donde destacan las típicas pitas, estas playas viven tranquilas fuera de temporada, cuando también se puede acceder a ellas en coche. Una gran opción es hacerlo en bicicleta, un trayecto tranquilo y apto para todos los públicos.

14.00

Descubriendo Rodalquilar. En invierno muchos de los restaurantes de la zona cierran, pero algunos permanecen abiertos todo el año. La Tasquilla, en Rodalquilar, es uno de ellos. Cuenta con recetas caseras y un menú estimulante a base de productos locales. Está en Rodalquilar, un minúsculo pueblo que merece la pena ser descubierto. Calles de fachadas blancas, arte urbano y las interesantes ruinas de una vieja mina de oro son algunos de sus atractivos.

18.00

Atardecer en el faro de Cabo de Gata. Pocas imágenes hay más bonitas que ver el sol caer desde el faro y junto al arrecife de Las Sirenas. Las salinas junto al poblado de La Almadraba de Monteleva y las Salinas de Cabo de Gata conforman el perfecto punto y final para dos días en la costa almeriense. —

 

PARA COMER: el paraíso del galán y la gamba roja

La costa almeriense es un paraíso para los amantes del marisco. La famosa gamba roja es una de las mayores delicatessen que ofrece el mar Mediterráneo en esta zona, donde también se pescan excelentes quisquillas. Entre el pescado, destaca el gallo de San Pedro y los coloridos galanes: unos pequeños peces de piel gelatinosa con un sabor único. San José, El Pozo de los Frailes, Las Negras o Carboneras son algunas de las localidades donde encontrar estos sabrosos bocados.

Por Ignacio Sánchez

 

Artículos relacionados

Nacido en las grandes ciudades, el grafiti fue una revolución cultural urbana. Pero en el siglo XXI...

Tocar el barro, moldear la arcilla, vivir la cerámica con nuestras propias manos fabricando un...

La costa más abrupta de Eivissa circunda el Área Natural de Es Amunts, que a su vez ocupa el tercio...

Deja tu comentario